lunes, octubre 29, 2012

Concierto para Arpa y Chelo



     En una iniciativa de la dirección del Museo Pablo Casals en colaboración con la Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico se presenta a Elisa Torres, arpista y Luís Miguel Rojas, chelista primeras sillas de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico en un concierto de música de Cámara.
     Ambas presentaciones se ofrecerán abiertas al público en general y la entrada es libre de costo.

Fecha y Hora: Jueves, 1 de noviembre 2012 \ 11:00 AM
                        Sábado, 10 de noviembre 2012 \ 3:00 PM 

Lugar: Anfiteatro, Hospital de la Concepción el Grande,
           Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico



sábado, octubre 27, 2012

III Concurso de Relatos Cortos de Terror

La revista H de humanidades convoca el III CONCURSO DE RELATOS CORTOS DE TERROR con motivo de la festividad del Día de Todos los Santos.

Pulsa Aqui para las bases de esta convocatoria y detalles adicionales.

En las letras, desde Puerto Rico: En torno al pasaje subterráneo –y algo misterioso- del libro Vindicación del miedo, de Camilo Santiago Morales

por Carlos Esteban Cana


     Recientemente, Antonio Aguado Charneco ha distribuido las pocas copias de un libro singular en la literatura boricua. Es una colección de cuentos, de esas que tardan en llegar a manos de los lectores por varias razones. Primero porque una configuración que agrupa buenos cuentos no es una cosa que se hace de la noche a la mañana. Segundo porque el canal de distribución de este libro ha cursado márgenes subterráneas, casi de forma clandestina. Nos referimos al libro Vindicación del miedo, del que Angelo Negrón, narrador y novelista, realizó una llamativa reseña en su bitácora Confesiones, la pasada semana.
     Lo que también ha añadido misterio a la presencia de este libro es lo que podríamos nombrar ‘niebla’ en algunos episodios de la vida de su autor, Camilo Santiago Morales. Quien sabe algo de su biografía sabe que este escritor ha batallado de tú a tú con situaciones extremas. Y entre la poca accesibilidad de Vindicación del miedo, las venturas y desventuras de su autor, y, sobre todo, la excelencia de sus cuentos, este libro ya gana aires míticos en la literatura puertorriqueña realizada en los últimos 20 años.
     Por todo lo anterior, hemos decidido conversar con el escritor Antonio Aguado Charneco, responsable, como dije antes, de las escasas copias que están circulando actualmente de Vindicación del miedo.
 
Carlos Esteban Cana: Tony, ya conocíamos acerca de la persona de Camilo Santiago Morales, particularmente por su desempeño tras la Asociación de Escritores de Caguas y la revista Cundiamor, y por las colaboraciones consecuentes de este narrador para Taller Literario, pero… ¿qué le podríamos decir a los lectores acerca del universo creativo de Camilo Santiago Morales?
 
Antonio Aguado Charneco: En los cuentos de Camilo Santiago se puede detectar un escritor de gran fuerza expresiva, muy convincente en su propósito… Capaz de congelar la sangre en las venas a cualquier incauto lector. Un escritor ubicado en la mejor tradición de Stephen King.
 
CEC: Con tal preámbulo no queda más que preguntar por sus cuentos. Hablemos de algunos. Comencemos con El cazador de asesinos.
 
AAC: En ese cuento Camilo muestra su habilidad como fabulador excepcional. En El cazador de asesinos incorpora, además, un cúmulo de datos de rigurosa documentación. Al finalizar la narración, el giro insospechado con el cual nos confronta es una total sorpresa.
 
CEC: Creo que uno de los cuentos más complejos en Vindicación del miedo es La cueva. En ese cuento encontré el Camilo más transgresor de las normas clásicas del género. Un verdadero reto –y un deleite- para el lector.
 
AAC: En ese cuento Camilo alcanza un logro difícil, intercalar un mundo pasado y uno presente. La cueva, sin lugar a duda, nos recuerda la Noche bocarriba de Julio Cortázar.
 
CEC: Hay dos cuentos de Camilo que aparecieron en los números ‘subterráneos’ –por utilizar un término relacionado a Vindicación del miedo- de Taller Literario, me refiero a El muro y La roca.
 
AAC: Lo peculiar en esos relatos, es que objetos normalmente inanimados adquieren comportamientos intimidantes, unas dimensiones animales del todo horripilantes. Las implicaciones de El muro y La roca van más allá de su conclusión; hay como una proyección que va más lejos del punto final.
 
 
CEC: Podríamos hablar también de ese clásico de Camilo, Fórmica homofágica, con ese aire ‘Quirogiano’, y de otros cuentos pero las dimensiones de este escrito no me lo permiten. Por otro, lado tampoco queremos ser anti-climáticos. Así que iremos develando (devolviendo a la memoria del lector) poco a poco, la huella que dejó la publicación de Vindicación del miedo. Sin embargo, Tony, te pregunto: ¿Cómo podríamos cerrar está conversación acerca de Camilo Santiago Morales? ¿Qué más puedes decir de este autor a los lectores?
 
AAC: A los lectores les digo que busquen un lugar cómodo para leer sus escritos; con preferencia una butaca o una silla, de esas que tienen reclinatorios para los brazos… por que serán muchas las veces que desearán agarrarse de ellos, agarrarse a algo solidamente cotidiano, ante el aluvión de escenas impactantes con las cuales Camilo nos transporta a otras dimensiones de la realidad…
 
CEC: Dejémoslo entonces aquí. Eso sí, prometo a los lectores de nuestro boletín, intentar una entrevista con este escurridizo y paradigmático escritor boricua. Ya es hora que Camilo Santiago Morales y su obra, salgan de las penumbras a las que, quizás voluntariamente, se han confinado; como si la propia historia de Vindicación del miedo fuera otro de los cuentos que habitan sus páginas.



***

Carlos Esteban Cana Escritor y comunicador puertorriqueño. Ha cultivado el cuento, el micro cuento, y la poesía. Actualmente, sin embargo, se ocupa de darle forma a sus dos primeras novelas y a un volumen de ensayos. Colaborador de varios publicaciones impresas y cibernéticas, en Puerto Rico y otros países. Bitácoras y publicaciones alrededor del planeta, como Confesiones, del narrador Angelo Negrón, reproducen su boletín "En las letras, desde Puerto Rico".
Para el periódico cibernético El Post Antillano también publica su columna "Breves en la cartografía cultural". En verano del 2012, Carlos Esteban publica Universos, libro de micro-cuentos bajo el sello de Isla Negra Editores. Otros dos libros aparecerán durante el presente semestre. El primero titulado "Catarsis de maletas: 12 cuentos y 20 años de historia", ofrece una vista panorámica de una pasión que el autor ha desarrollado, por cuatro lustros, en el género del cuento. "Testamento" es el segundo de los libros mencionados, poemario antológico que reúne lo más representativo de su poesía; género del que Cana manifiesta: "Fue la propia poesía que me seleccionó como medio, como interprete". Cana es conocido además por haber fundado la revista y colectivo TALLER LITERARIO, que marcó la literatura puertorriqueña en la última década del siglo XX en Puerto Rico.



 

domingo, octubre 21, 2012

Profecía en "Intertextuales por invitacion" de Marlyn Cé


Marlyn Cruz ha publicado en su blog Marlyn Cé otro de mis relatos, se trata de Profesía. Visíten su blog, sin duda es una propuesta refrescante y genial que renueva con su “Intertextuales por invitación” la blogosfera puertorriqueña y las letras de este país.
 
Pulsa aquí para leer mi relato Profecía en el Blog de Marlyn Cruz-Centeno

sábado, octubre 20, 2012

Universos de Carlos Esteban Cana disponible en Isla Negra Editores



Pulse sobre la foto para apreciar mejor.



Para visitar la pagina de Isla Negra Editores y adquirir Universos de Carlos Esteban Cana pulse aquí.

En estos treinta y un relatos el autor ensaya una (re)mirada sobre las historias contenidas, como semillas a punto de estallar, en lugares, personas, momentos y gestos de la cotidianidad. Historias en miniatura que no pasarán desapercibidas para quien las contemple desde lo inesperado, la ruptura y la excepción. El universo y sus reflejos, entonces, pueden estar dentro de nosotros.

AÚN NO DESPIERTO

La primigenia luz del sol se asomó en la ventana. Sin perder discreción llamó mi atención su caricia desplazada en el vientre, en los brazos, en tu perfil. La brisa suavizaba un movimiento en las cortinas. Y ya las estrellas del techo se difuminaban en el amanecer. Allí estabas respirando certezas. Yo acercaba el oído al oceánico espacio donde la vida se transformaba. Con mis dedos seguí la estela de luz en tu cuerpo, y recibiste, aún en sueños, la cosquilla sutil que transformó el rostro; ligero rubor que entreabrió tus labios. Una sonrisa efímera que despertó mi sexo.

Allí estaba, respirando tranquilo, cerrados los ojos, mientras te besaba.

MORADAS: III
(Adagio hindú)

Cansado de la infinita búsqueda decidí no hacer más. Mis dedos palparon la tierra negra, granulada. Las nubes flotaban. El aroma a hierba mojada se esparcía por doquier. La intensidad de mis latidos fue bajando. Silencio. Inhalé. Exhalé. Había algo más en mi respiración.


***
Carlos Esteban Cana es comunicador, escritor y gestor cultural. Nació en Bayamón, Puerto Rico, pero creció en el pueblo costero de Cataño. Fundador de Taller Literario, revista de creación alternativa que marcó la última década del siglo XX de literatura puertorriqueña, Cana se ha desempeñó además como coordinador editorial para la Oficina de Revistas del Instituto de Cultura Puertorriqueña; y coordinador de medios para la V Feria Internacional del Libro, y el encuentro de escritores De-Generaciones. Colaboró, en la edición de la antología Los rostros de la Hidra (2008). Fue parte de la junta directiva del PEN Club de Puerto Rico. Su periodismo cultural se ha difundido en publicaciones como El Nuevo Día, Puerto Rico Daily Sun, CulturA, Resonancias y Diálogo. Una muestra de su obra poética y narrativa se encuentra disponible en bitácoras y páginas en el Internet, así como en revistas internacionales. Actualmente publica “En las letras, desde Puerto Rico”, boletín cibernético reproducido en diversas partes del planeta.

SOY YO

por: Lissy Navarro

 















Yo soy yo
Y mis circunstancias
Mis tristezas y alegrías:
Mis andanzas,
Mis aciertos
Y desaciertos.
 
Yo soy yo
Y mis circunstancias.
Tejiendo recuerdos
Y remembranzas
Se me va la vida
Se me acaba el tiempo…
 
Y no hay tiempo para mirar atrás, no hay tiempo para llorar. Mirar al frente con la lección aprendida y el conocimiento de que soy h u m a n a, con minúscula. Sin pretensiones, sin más excusas. Difícil de entender. Complicada de querer.
 
Yo soy yo,
Y mis circunstancias,
Mis desengaños,
Mis esperanzas.
 
Con las lecciones aprendidas o por aprender. Caminado o pedaleando, esperando sin entender; entendiendo sin esperar. Que llegará el día. Que llegará la hora de mi recompensa. Aunque no la merezca, quizás.
 
Y por ahora
Solo respiro,
Sueño,
Espero,
Anhelo,
Quiero
Seguir siendo yo,
Yo y mis circunstancias.




© 2012-Soy yo- Lissy Navarro
***

Lissy Navarro. Mujer, puertorriqueña, leona.  Madre y lectora.  De opiniones fuertes y directas.  Amante de la verdad y defensora de la justicia.  No me considero poetisa ni mucho menos, es un honor que Ángelo me hay pedido un escrito para colgar en este blog junto a tantos buenos escritores, (me siento como hormiguita en baile de gigantes).  Más bien me interesan las ideas, las opiniones, y filosofar de la vida y sus motivos.  De sus porqués, sus cómos y sus cuándos.  Me intrigan los acertijos, tengo que encontrarle una razón a todo.  No descanso hasta entender.  Actualmente, completando una maestría en consejería psicológica, quizás en mi afán de comprender la humanidad.

miércoles, octubre 17, 2012

En las letras, desde Puerto Rico: Yolanda Arroyo Pizarro y Avalancha


por Carlos Esteban Cana 

El pasada año, 2011, Yolanda Arroyo Pizarro sacó a la luz pública uno de sus mejores  libros. Su título Avalancha. Es un libro que rivaliza de tú a tú con un libro que publicó en el 2007, y que la crítica especializada señala como el de mayor trascendencia en su obra, hasta la fecha: Ojos de Luna. Y es que Avalancha no fue un libro escrito a la prisa. En sus páginas destila mar, aire, amplitud, metáforas que utilizo para describir la liviandad de este libro que llega sin problemas a diferentes lectores, tanto académicos como aficionados. Si alguien ha podido demostrar ese tránsito que establece la ruta de quien escribe cuentos perdurables con un lenguaje diáfano es Yolanda Arroyo. En ocasiones anteriores, y acerca de otros libros, he mencionado algunos títulos que me parecen antológicos. Y ahora que menciono el término ‘antología’ destaco el hecho de que, al no haberse adelantado a publicar estos cuentos en otras colecciones, Arroyo Pizarro le otorgó una fuerza inusitada al conjunto de cuentos en Avalancha. Aquí hay cuentos premiados, cuentos recientes y narraciones que ya tienen unos cuantos años, publicadas en su mayor parte en revistas, bitácoras y otras publicaciones. Quizás algunos de los mejores cuentos de Yolanda provocaban mayor curiosidad entre los lectores por la complejidad envuelta en acceder a ellos. De una u otra forma Avalancha es un libro de colección. Ha sido reseñado en varias ocasiones por diversas personalidades culturales. También figura como mi primera selección, entre los mejores libros de cuentos publicados en el 2011.
A continuación, desde En las letras, desde Puerto Rico, publico una breve conversación que sostuve con Yolanda Arroyo Pizarro acerca de los cuentos que contiene su libro Avalancha.
Carlos Esteban Cana: Cuéntame de Avalancha… 
Yolanda Arroyo Pizarro: El primer cuento que escribí de Avalancha fue el titulado “No pensarte”. Me lo hizo escribir la Dra. Mayra Santos Febres en el primer taller que tomé con ella en 2004. En 2001, justo luego de la caída de las Torres Gemelas, perdí al novio de mi infancia: Miguel Ángel. Justo como lo describo en ese cuento. Era su primera semana de trabajo en Los Molinos, allá en Amelia, por el lado de las barcazas en el área de Sabana. Mientras hacía su recorrido en el décimo piso, cayó por un hueco al vacío. Tenía 31 años. Toda su familia y sus allegados le lloramos mares. Escribir esa experiencia me ayudó con el luto.
CEC: Entiendo que “Las ballenas grises” es un cuento premiado. Háblame del mismo. 
YAP: “Las ballenas grises” fue escrito para un certamen argentino que gané, y que comenzó a posicionarme como narradora en la Isla. Trata sobre la amnesia senil que padece un hombre que abusó de su hija cuando ésta era pequeña. Ella ha estado asistiendo a terapia toda la vida para superar la experiencia, pero cuando se da cuenta que por la edad, su padre ha olvidado algo que a ella la marcó tanto, el dolor la cubre.
CEC: Ahora ocupémonos de “Golpe de gracia”…
YAP: Fue concebido en el 1998, el año en que parí a mi hija Aurora, pero lo pude escribir en el 2007 y fue el cuento que me lanzó al Bogotá 39. Trata de mi miedo a la posibilidad de perder mi hija. Paranoia cruda, porque pensaba que cualquiera iba a robarla. Hubo una época en PR que se robaban recién nacidos de los hospitales. Era tan sencillo como entrar al hospital y salir con un bebé. Entonces, ese drama de tantas madres sufriendo ese secuestro hizo que escribiera la historia.
CEC: Aquí hay uno con un título muy particular: Estallido de besos rojos.
YAP: “Estallido de besos rojos” vino a calmar mi obsesión por la dismenorrea (menstruación dolorosa), la cual padezco desde chica y que ha sido protagonista de tantos otros textos de mi autoría (otro de ellos con igual temática sobre la ingestión de sangre menstruante se titula “Infusiones”). 
CEC: En otra ocasión me comentaste que una de estas narraciones te la inspiró un texto de Cristina Rivera Garza. ¿Cuál es?
YAP: “Borealis” fue escrito en homenaje a su novela “Nadie me verá llorar” y ganó un premio como Finalista en España en el Certamen de Revista Eñe. 
CEC: Ahora háblanos de la pieza que da nombre al libro, Avalancha. ¿Por qué Avalancha? 
YAP: “Avalancha” es un texto denuncia, para sacarme de encima una agresión de la que fui víctima y agraciadamente fue incluido en la colección antológica de la UNAM en 2010 bajo la tutela de la Dra. Rosa Beltrán.
CEC: Si pensamos en lo que te recuerda un cuento como “Montar las olas”, ¿qué nos dices?
YAP: “Montar las olas” me retrotrae a la década de los ochenta cuando el periódico El Vocero publicaba aquellas portadas tan sangrientas y nos educaban en aquella cultura de tanta violencia; también toca el tema de Vieques y ciertos aspectos de cultura popular como lo son los videojuegos y el surfing. 

CEC: Y para no dejar ningún cuento fuera, nos falta que comentes algo de “Asian Jelly”. Con un título así la imaginación vuela de inmediato. ¿Qué se encontrará el lector que llegue, en ese cuento, hasta la última página del libro?
YAP: “Asian Jelly” es un texto que describe sin mayores pretensiones el romántico acto de dar y recibir un “beso negro”. “Asian Jelly” fue un cuento que escribí para la antología Cachaperismos 2010.
CEC: Cerramos esta conversación con Yolanda Arroyo Pizarro recomendando la lectura de este libro. Avalancha, publicada bajo el sello Boreales, está disponible en las librerías del casco urbano de Río Piedras, así como en el portal cibernético de Amazon. Y recuerde, siempre hay disponible para usted buenos libros, solo tiene que buscarlos. A los interesados en acceder a otras conversaciones con escritores de Puerto Rico y del orbe iberoamericano, o a diferentes reseñas que hemos publicado, recuerden nuestro título en el internet: EN LAS LETRAS, DESDE PUERTO RICO. Buenas lecturas y muchas gracias. 
***

Carlos Esteban Cana Escritor y comunicador puertorriqueño. Ha cultivado el cuento, el micro cuento, y la poesía. Actualmente, sin embargo, se ocupa de darle forma a sus dos primeras novelas y a un volumen de ensayos. Colaborador de varios publicaciones impresas y cibernéticas, en Puerto Rico y otros países. Bitácoras y publicaciones alrededor del planeta, como Confesiones, del narrador Angelo Negrón, reproducen su boletín "En las letras, desde Puerto Rico".
     Para el periódico cibernético El Post Antillano también publica su columna "Breves en la cartografía cultural". En verano del 2012, Carlos Esteban publica Universos, libro de micro-cuentos bajo el sello de Isla Negra Editores. Otros dos libros aparecerán durante el presente semestre. El primero titulado "Catarsis de maletas: 12 cuentos y 20 años de historia", ofrece una vista panorámica de una pasión que el autor ha desarrollado, por cuatro lustros, en el género del cuento. "Testamento" es el segundo de los libros mencionados, poemario antológico que reúne lo más representativo de su poesía; género del que Cana manifiesta: "Fue la propia poesía que me seleccionó como medio, como interprete". Cana es conocido además por haber fundado la revista y colectivo TALLER LITERARIO, que marcó la literatura puertorriqueña en la última década del siglo XX en Puerto Rico.




La Sociedad de los Poetas Vivos invita a celebrar la obra de la poeta puertorriqueña Ana María Fuster.


Participarán en la lectura los poetas: 

Sandra Santana
   Marioantonio Rosa
       Jocelyn Pimentel

            Abdiel Echevarría

                     Amarilys Tavarez
                          Emilio del Carril

                                                 José H. Cáez
                                          Mayrim Cruz Bernal

                                                                     Karen Sevilla
                                                          David Caleb Acevedo

                                                                                 Angélica Díaz
                                                                   Cindy Jiménez

                                                                                                  Anuchka Ramos
                                                                              Marlyn Cruz Centeno

                                                                                                                 Alejandro Álvarez Nieves
                                                                                                                           Jesús Manuel Santiago Rosado

martes, octubre 16, 2012

Vindicación del Miedo de Camilo E. Santiago Morales

Por Angelo Negrón



El estimado colega y amigo Antonio Aguado Charneco, maestro de letras, me hizo un regalo espectacular. Se trata del libro Vindicación del Miedo de Camilo E, Santiago Morales. He disfrutado este libro a plenitud y creo firmemente que debe estar en toda biblioteca, en especial si eres fanático de Quiroga, pues las letras de Camilo, tal como las de Horacio, te mantienen al hilo de la expectación.  Su dominio del cuento me recuerda también al mismo Aguado Charneco, sus letras siempre carcomiéndote por dentro con su sagacidad.
     Comencé a leerlo en una mañana y no pude detenerme, miedo tras miedo buscaba una salida, algo que me obligara a dejar para luego algo de lectura y sucedió. Tuve que ir al dentista con mis hijas. Entre limpieza de dientes y el ponerle lo que la especialista llamó  “gomitas” y  que harán que separe una muela de otra para luego colocarle un gancho expansor en el paladar  para ampliarle la mordida ya que tiene mucho problemas de espacio, me ofusqué y dejé el libro atrás. 
     Al llegar a casa busqué el libro en el auto y al no encontrarlo recordé dejarlo en la silla de la oficina de la dentista pediátrica. Ya era la tarde de un sábado, la oficina estaba cerrada y tuve que esperar al lunes para tratar de recobrarlo. El domingo no pude dejar de pensar en cuentos como El muro, El gusano maestro y Formica homofobia, partes de este magnífico libro al que sólo me faltaban dos relatos para terminar de leer. La nena tenía cita nuevamente con la dentista, para removerle las gomitas y tomarle las medidas al otro día. Ese lunes siguiente mi esposa la llevaría, así que le pedí que preguntase por el libro con la esperanza de recobrarlo. Así fue, lo recobró. Me dijo que la reacción de la secretaria de la dentista fue algo chistosa, pues cuando se lo devolvió le explicó que al ver la portada, y el título del libro, no se atrevió ni a abrirlo.  Y es que la portada también está muy bien lograda, obra de Otto Rapp un pintor de Baja Austria radicado en Canadá y a  quien han apodado como “El Místico”. En verdad mirar la portada causa consternación.
     Terminé el libro y me quedé con esa sensación que deben sentir los que acaban de bajarse de una montaña rusa cuando a pesar de todo el terror que sintieron allá arriba, quieren regresar a la fila para encaramarse y retar a sus miedos nuevamente. De hecho, al abrir el libro y leer lo que Camilo nos ofrece dentro puedo concluir asegurándoles que es esa clase de miedo que se convierte en pánico y que estaré a la espera de más material de este escritor, mientras,  volveré a leer Vindicación del miedo, después de todo: Como nos explica Antonio Aguado Charneco en la introducción de este libro: “ Camilo nos transporta a otras dimensiones de la realidad…de una realidad que, constantemente, redefine sus propios parámetros y ensancha sus linderos” .

Libro disponible en : Libreria Norberto Gonzalez

***

Angelo Negrón: Sus cuentos han sido publicados en la revista y colectivo Taller Literario y en Revista Púrpura. Forma parte de Cuentos Puertorriqueños En El Nuevo Milenio, antología que recoge 50 cuentos de 50 narradores puertorriqueños contemporáneos. Tiene varios libros inéditos de relatos a los que le ha dado por título: Entre el edén y la escoria, Sueños mojados, Confesiones y Causa y efecto. Además una novela titulada: Ojos furtivos.

domingo, octubre 14, 2012

Espacio y Herencia: Nos visita la poeta Yiara Sofia con dos entregas


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Espacio 

¿Qué es este espacio?

un abrazo frío

mantas de hojas secas

gritos de silencios mudos

espacios poblados de soledad abandonada

espíritus sonámbulos

caminos encrucijados

cambios perdidos en la gesta

colección de lágrimas

sangre entre piernas

criatura natimuerta

almas rotas

cuerpos despedazados

brazos inertes

un adiós susurrado

necrosis de sueños y ansias

música que ahoga el pulso de vida

caída libre al pozo que guarda la sombra de tu existencia.
 
 
YSB -10/13/2012 Copyright® 2012 - Todos los derechos reservados
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Herencia
 
Cóseme los velos
vísteme de espadas
cálzame los pies con raíces.
 
Hoy retumbo las paredes
deshago los espejos
agrieto las bases
publico secretos
¡Exijo mi legado!
 
Con labios pintados
abro la boca
grito el canto hondo de la mujer salvaje que duerme bajo la piel…
el mundo calla.
 
YSB -10/13/2012 Copyright® 2012 - Todos los derechos reservados
 
***
 
Nació el 3 de agosto del 1974 y nombraron a esta leona, Yiara Sofía Blanco-Maldonado.  Creció en salones de clases, bibliotecas, entre libros, risas de su familia y discusiones filosóficas de los compañeros de estudios de sus padres.  A los 2 años aprendió a leer y se enamoró de la palabra escrita, quien hasta el día de hoy ha sido el único amante fiel con quien puede contar.  Estudió en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico en Ponce, en Boston University, en Ponce School of Medicine and Health Sciences e hizo su postdoctorado en la Universidad de Yale en Connecticut. Es psicóloga clínica de profesión y vocación, le fue otorgada la posición de Assistant Clinical Professor of Psychiatry en la Escuela de Medicina de Yale, es conferenciante sobre temas de multiculturalismo y disparidades en servicios de salud para la población Latina en los E.U., y juega a ser escritora en las mañanas cuando recibe al sol desde su ventana y preña su libreta roja.  Ha tenido múltiples partos en tinta y comparte hoy dos de los recientes hijos que Angelo Negrón apadrinó.    

sábado, octubre 13, 2012

Seis cortos tergi/versados sobre las manos y dios

y un susurro

por: Marlyn Cruz-Centeno


1.
una botella de jerez parece una mujer a la que le faltan las manos, las muñecas, los codos y los hombros /toda botella interesante lleva en el cuerpo un mensaje oculto/ mi botella lee: “mis manos siempre han estado poseídas; escriben”
 
2.
las manos nunca se juntaron para orar/ rara vez se topaban la una con la otra/no son amigas/ a veces, se golpean violentamente/ sólo para enterarse frustradas que en el idioma de la mente el golpe de las manos resulta aplauso/
 
3.
igual de orar no sé mucho/ solo sé que algunos días/ viene un hombre a rendir plegarias entre mis muslos/ no sé que dice, ni que pide/pero siempre respondo que sí/
 
4.
escribo con todo el cuerpo/ de hecho, si no tuviera manos/ seguro tendría palabras naciéndome en la piel/ florecidas como una enredadera/con tocarme podrías leer(me)/  sería una mujer poesía/ es ahora y tengo un poema escrito bajo las flores lilas de mis caderas/
 
5.
los poemas son oraciones invertidas/ no se elevan hacia el cielo/se clavan a lo profundo/ bajo la piel/hacia adentro
 
6.
con una copa de jerez/ quizás en tono de oración irreverente/ mirándose los dedos que caminan manos hacia los muslos/ diosito: envíame al hombre que nos hace plegarias/ tengo ganas de escribir poemas
 
 
{susurro:
dios sabe que las cosas se le fueron de las manos
cuando me creó mujer y luego me envío a conocerte}
 
 
 
 
Copyright® 2012 - Todos los derechos reservados
 
 
Marlyn Cruz-Centeno es poeta y narradora puertorriqueña. Administra el blog de escritura creativa Marlyn Cé. Ha publicado sus trabajos creativos en diferentes medios, entre ellos, el semanario Claridad, la Antología de poetas y escritoras puertorriqueñas Cachaperismos 2010 y en diferentes espacios literarios a través de la web. Fue también, editora de la revista virtual cultural Corpóreo en sus primeros números. Cursó talleres de escritura con las escritoras Yolanda Arroyo Pizarro, Mairym Cruz Bernal y en la Universidad Sagrado Corazón con Yolanda López López. Recién fundó junto a los escritores Alexis Pedraza y Julio García la plataforma De Palabras, Inc.

Pueden visitar su casa virtual Marlyn Cé en: www.marlynce.com

En las letras, desde Puerto Rico: (Serie Escritores Caribeños en Nueva York): Jimmy Valdez: un caribeño universal que le canta a la tierra y al amor

por Carlos Esteban Cana

Descubro que siempre he estado triste
y que toda la ciudad es una sentencia irrevocable.
Me queda un juego de palomas,
debe haber algo que no se muera. 

en Me queda un juego de palomas

Jimmy Valdez

La primera vez que me topé con el nombre del escritor dominicano Jimmy Valdez, fue en una nota periodística. La misma hacía referencia a que su obra teatral La redonda Peña Despeñada había resultado ganadora de Letras de Ultramar, concurso literario que realiza la Secretaría de Estado de Cultura, de la República Dominicana. En esa ocasión el jurado estuvo compuesto por los dramaturgos puertorriqueños Abniel Marat y Héctor Luis Rivera, y la escritora dominicana Julissa Rivera.
Por internet y en diversas publicaciones periódicas, está disponible una muestra del universo creativo de este escritor dominicano, que afianza su ser como hijo del archipiélago caribeño. Su poesía, destilada en dosis suele hacer uso discreto, contenido si se quiere, a modo de pinceladas, de una prosa poética salpicada de nostalgia. Como dato curioso Jimmy Valdes expresa y desarrolla su arte a través de la pintura. Y sostiene con su propia obra una relación peculiar, pues no se detiene a contemplar lo ya creado. De hacerlo se convertiría en piedra, o cual Orfeo actual, sentiría que perdería en tal ejercicio a su Eurídice, es decir, a su propia capacidad creativa; eso que le permite innovar, no repetirse.
En estos días Valdez se ocupa de presentar su más reciente libro: Osaku, Herrumbre para erigir un hombre vivo. En los pasados años dos poemarios suyos han salido a la luz pública: el primero titulado “Para todos sin importar lo que fumen”; el segundo "Días enteros para una sopa". La entrevista que presentamos a continuación, fue posible a Eugenio García Cuevas, Maestro periodista, crítico y escritor, que me ofreció las coordenadas necesarias para establecer contacto con Jimmy Valdez, un escritor dominicano y caribeño que gesta su obra en pleno corazón de Nueva York.
Jimmy Valdez: un caribeño universal que le canta a la tierra y al amor
Carlos Esteban Cana: Entiendo que usted, Jimmy Valdez, poeta, dramaturgo, se desarrolla profesionalmente en una industria ajena al ámbito cultural...
Jimmy Valdez: No necesariamente así, soy especialista en instalaciones de arte en galerías y museos. He trabajado en todo lo que me permita sostener a mi familia. Estoy orgulloso de seguir luchando por vivir dignamente, por la entrega diaria y por los sueños de un mejor futuro universal.
CEC: ¿Cómo se siente como Caribeño en la Gran Manzana (NY)?

JV: Me siento antillano, amo mis raíces y creo en nuestra fuerza y mestizaje. Veo el ser caribeño como una ventaja; nos acomodamos a todo ritmo y formas de vivir. Somos abiertos, sin demasiados miedos, en fin, adaptables.
CEC: ¿Cómo es su relación con otros escritores en la República Dominicana?
JV: Perfecta, diaria yo… No busco conflictos por cosas que no tienen mayores impactos en la vida socio-cultural o creativa nuestra. Solo una cosa me apena, la apatía de muchos a la hora de tomar posiciones ante la crisis moral y política en nuestros pueblos. Para muchos es mejor estar en paz con aquellos que nos gobiernan, que asumir posturas dignas y responsables ante los grandes males que nos afectan en lo presente y lo por venir. Yo vivo de espaldas en los roces con el poder, por lo menos con el poder mezquino que representa la partidocracia dominicana.
CEC: Sabemos que usted gestó intercambios literarios con escritores puertorriqueños. ¿Cuál ha sido su experiencia en la coordinación de esos eventos culturales?
JV: Yo siempre me he considerado un deudor de la literatura puertorriqueña, de hecho mis primeros textos publicados fueron a través de las antologías que hacía el Ateneo Puertorriqueño. He leído mucho de autores de la isla del coquí. He estado allí unas cuantas veces y me considero puertorriqueño, cubano y quisqueyano, sin sentir diferencia alguna al respecto. Disfruto mucho de la calidad y del orgullo puertorriqueño en su apuesta por la lengua castellana.
CEC: La caribeñidad inherente a usted, como dominicano, ¿emerge en sus creaciones?
JV: Claro, cómo puedo ser yo sin ser yo?... Y ser yo, es ser caribeño, conga y marimba. Caderas, calderos y palmas. En fin, tan abierto y fascinante como un abuelo con sus nietos contando historias pasadas.
CEC: ¿Cómo comenzó a escribir? Hábleme de sus inicios...
JV: Pues no sé, creo que de un tropezón. De una patada al alma, de un sueño, de unos amores. Del rechazo mulato de la hija de una dentista a mis 12 o 13 años, y luego ese primer poema, y luego esos otros. Y hasta hoy: poesía y sueños.
CEC: ¿Cuáles fueron esos primeros libros que cayeron en sus manos?
JV: Yo casi nunca tenía dinero para la merienda en la escuela, no lo tenía porque en casa éramos bien pobres, seguimos siéndolo, pero ya es costumbre y hasta nos gusta… En fin, que me iba a la pequeña biblioteca a leer cuentos medievales, hasta que un día me encontré con Bosch y los amos. Entonces me incliné por mirarme al espejo, leía y predicaba la adolescente interpretación de aquellos cuentos.
CEC: Su hoja de ruta de vida le ha colocado ante una diversidad de retos profesionales, pero usted, sin embargo, le ha dado particular énfasis al arte, particularmente a la pintura y a la escritura. ¿El Jimmy Valdez escritor ha ganado algo con el Jimmy Valdez pintor?
JV: No puedo distinguir entre uno o el otro. En ambos casos me sustraigo y dejo de ser el individuo desabrido, para ser el yo de las intensidades.
CEC: ¿Cómo es su proceso creativo? ¿Cómo se acerca a la 'página en blanco'?
JV: Lo de la “página en blanco” es un mito. Por lo menos para mí ser lo es… lo que realmente me da miedo son las repeticiones, los lugares comunes y el no ser entendido. Amo garabatear; la página en banco no existe.
CEC: Hablemos brevemente de sus libros... “Para todos sin importar lo que fumen” fue su primer libro publicado.
JV: Lo fue, y me arrepiento… por eso no lo muestro a nadie. Los queme todos. Creo que mi madre y una ex novia son las únicas personas que tienen una copia del mismo… Ojala que no aparezca nunca.
CEC: Ahora ocupémonos de "Días enteros para una sopa", título, por cierto, singular para un poemario.
JV: Yo odio mis libros inmediatamente los publico. Igual detesto mis pinturas. Por eso no soy muy dado a lecturas o ha exhibiciones. Necesito crecer, nunca veo atrás, aunque sean cosas que los amigos gusten o pregonen a terceros.
CEC: Y en estos momentos Jimmy Valdez se ocupa en dar a conocer su más reciente entrega: Osaku, Herrumbre para erigir un hombre vivo.
JV: Sí, es un libro al que aún no le dedico ni amor ni odios. Esta allí, en recodo de mi ser, esperando un veredicto; a ver qué sucede.

CEC: Escritores y críticos de la talla de un Eugenio García Cuevas, hablan con admiración y respeto de lo que Jimmy Valdez viene creando y gestando...

JV: Gracias, sé que Eugenio es un gran escritor, un hombre bueno, que es mucho decir en estos tiempos de toma y daca, y que además es ante todo un ser honesto y responsable sobre sus pareceres. Le admiro y quiero con orgullo criollo.
CEC: Jimmy, su poesía se sirve -en muchas piezas- de la brevedad, accede a cierta liviandad pero no es simple; en el lenguaje no se desprende de destellos narrativos y cierta nostalgia le caracteriza...
JV: Pensándolo ahora, podría juzgarme como un ser nostálgico y anhelante, contador de historias con lengua poética y “mojitos” como suero de las verdades.

CEC: Jimmy Valdez también ha sido premiado como dramaturgo, por La redonda Peña Despeñada... ¿Ha sido complejo pasar de la poesía al teatro?
JV: La verdad es que no sé si ese texto es teatro. La culpa del premio no es mía. Opté al premio por estar en el medio y ya ve usted, dizque dramaturgo. En fin, que para reivindicar dicha ofensa he tenido que dedicarme al teatro como autor; ya llevo varias obras en el buche, todas peores que la anterior. También ensayo con el cine. Vainas parejeras que se le ocurren a uno…
CEC: ¿Qué género literario prefiere para la creación?

JV: Soy medio poeta, medio pintor, medio gestor, en fin, que estoy hecho de mitades.

CEC: Mantiene contacto con otros escritores dominicanos en la diáspora (un término que hasta cierto punto la tecnología desdibuja) como Rita Indiana, Rey Andújar, Junot Díaz, René Rodríguez Soriano?

JV: De ellos sólo me trato con familiaridad con René R Soriano, a quien admiro y quiero, igual me saludo online con Rey Andújar, pues no le he visto nunca en persona. He leído a Rita y me encanta su música y claro que leo a Junot, le he visto en eventos, pero nunca me le he acercado. No me imagino yendo hasta él para decirle: oiga compadre, que bien escribe usted! Cosa que por supuesto el ya conoce.
CEC: Hábleme de sus escritores favoritos...
JV: ¿Qué decirte? Soy boschista, en lo político, lo decente y en lo literario. Me gusta Francisco Matos Paoli, Virgilio López Lemus, Díaz Alfaro y su “Josco”, José Bobadilla, Joaquín Edwards Bello, Carlos Fuentes…
CEC: De la historia literaria y creativa dominicana, ¿tiene alguna época o grupo de escritores de preferencia?
JV: Si… El movimiento interiorista de Bruno Rosario Candelier. Quizás porque allí fue que me formé en la adolescencia de escritor.
CEC: ¿Qué es lo más importante para usted, como creador, como escritor?

JV: La calidad y lo honesto de lo que se dice y se piensa.

CEC: Su reto mayor, su aspiración como creador es...

JV: Que en cada palabra escrita, las mías, alguien encuentre una razón para seguir la lucha y apostando a los sueños.

CEC: Y por último, ¿mantiene algún vínculo particular con escritores en la Gran Manzana?
JV: Amo New York y su gente. Nuestra literatura, la caribeña, es buena y todos los días crece. Aquí soy un hermano más. No existen poses ni miradas sobre el hombro. Todos cantamos a la tierra y al amor. 
***
Carlos Esteban Cana Escritor y comunicador puertorriqueño. Ha cultivado el cuento, el micro cuento, y la poesía. Actualmente, sin embargo,se ocupa de darle forma a sus dos primeras novelas y a un volumen de ensayos. Colaborador de varios publicaciones impresas y cibernéticas, en Puerto Rico y otros países. Bitácoras y publicaciones alrededor del planeta, como Confesiones, del narrador Angelo Negrón, reproducen su boletín "En las letras, desde Puerto Rico".
     Para el periódico cibernético El Post Antillano también publica su columna "Breves en la cartografía cultural". En verano del 2012, Carlos Esteban publica Universos, libro de micro-cuentos bajo el sello de Isla Negra Editores. Otros dos libros aparecerán durante el presente semestre. El primero titulado "Catarsis de maletas: 12 cuentos y 20 años de historia", ofrece una vista panorámica de una pasión que el autor ha desarrollado, por cuatro lustros, en el género del cuento. "Testamento" es el segundo de los libros mencionados, poemario antológico que reúne lo más representativo de su poesía; género del que Cana manifiesta: "Fue la propia poesía que me seleccionó como medio, como interprete". Cana es conocido además por haber fundado la revista y colectivo TALLER LITERARIO, que marcó la literatura puertorriqueña en la última década del siglo XX en Puerto Rico.