martes, julio 13, 2010

Ella...

Por: Angelo Negrón ©
 


Interceptaré mis sueños justo a tiempo. Cerraré mis ojos para concentrarme en la idea de que son simples suposiciones. El desden de intercambiar sentimientos por palabras hermosas y cuidadas de errores de volumen y verdades me ataca. Desnudar el alma para definir emociones es algo que innecesariamente sucede como una constante. Pienso en la pasión y descubro que es algo excelente y compartido, medito en el amor y al hacerlo; dialogo con la felicidad. Un pie en el cielo y otro en la tierra. Su cuerpo es el paraíso y mi mente juega trucos con las sorpresas que se reflejan en infinitas miradas y besos de miel. Sentirla ajena y a la vez tan mía es desesperante.

Mientras somos niños nos pronunciamos muchos sueños con fe e intensidad. Cuando adultos también es así; sólo que ahora sufrimos por que tales fantasías no se convierten en realidad inmediata. Nuestros sueños ahora más bien son ruegos. Antes eran esperanza; ahora son pedidos.

Ilusión que me atrapa y me abandona. De forma física me posee y luego al alejarse se olvida de quien representa en mi vida; persiste en poseerme y desertar. Total; las quimeras que inundan mi corazón no son las que lo hacen latir; mi alma late por ella…

Ella…su nombre sigue siendo la alucinación mayor, la realidad por momentos. Alivio de mis rencores; parsimonia del humor con el que no decreto mis pensamientos en voz alta. Fuimos uno, somos uno y seremos uno. En la inmensidad de la vida o en la parquedad de la muerte los instantes de recordarla son y serán la invariable que denoten mi existencia y mi no existencia.

¿Me ama? Pretexto que surge en la espera de verla llegar y que se olvida inminentemente la sueño, la tengo en mí o la miro. Su cuerpo es el calor que necesito y su alma el latido al unísono de mi vida misma.

Jamás podré olvidarla; sea amándola con el mismo ímpetu o recordándola con cariño y agradecimiento infinito. Ya está inmortalizada. Es parte de mi mente entera. Vive no solo en la parte del iceberg que puede el mundo ver. También vive y es fundamento de la parte sumergida.

Ella es: Consiente y subconsciente. Espontánea y vivaz se apoderó de mi amor, de mis creencias, de mi fe, de mi vida; de mis sueños…

2 comentarios:

Raul Gonzales dijo...

Felicitaciones por tu trabajo con este sitio,buenos articulos y fotografias,me gusta mucho y voi a pasar por aqui de vez en cuando para ver los nuevos articulos publicados.. Tambien te dejo unos enlaces para unos sitios interesantes
Nehoiu online ,Nehoiu es un bonito pueblo de Rumania, Asesinos seriales ,este es un blog con recopilaciones de asesinos seriales, Marketing ,este es mi negocio, Directorio web SEO , este es un directorio web gratuito pero con enlace reciproco donde puedes apuntar tu web,quiza te sirve para algo. Gracias y saludos desde Madrid

Angelo Negrón dijo...

Gracias Raul.