domingo, abril 09, 2006

Enseñanzas

Por Angelo Negrón

¿Habrá sido casualidad? Justo ahora que me siento un ser dividido a la mitad llego a mi cuarto y descubro que Neruda ha muerto. Sus ansias de libertad se han cumplido aunque no de la manera que esperábamos. Lo miro flotar en su pecera de bola y su poesía parece querer pegarse de ese espacio ausente de la vida. Mi pez favorito ya no demuestra orgulloso su azul perlado y su agresiva papada. Este pez beta osaba acompañarme en noches despiertas junto al recuerdo de mi amada. Desconozco si se despidió. Tal vez así fue, pero estuve antes de salir preguntándome tantas cosas sobre los recientes eventos en mi relación amorosa que no me fijé...

— ¿Qué sucede? — le pregunté

No dijo nada. El teléfono la escudaba, pero imaginé su rostro.

— ¿Que vas hacer? — le inquirí ante la posibilidad de invitarla a almorzar y que hablásemos de lo nuestro.

— Nada, no voy hacer nada. ¿Qué quieres que haga? Nada. — dijo casi gritando.

Su repetido “nada” disparó mis dudas. Y comenzó una de esas discusiones al teléfono en que verbalizas preguntas aún a sabiendas de que no existe respuesta.

— Nos estas destruyendo —mencioné.

— No me dejas alternativa — señaló.

— Hablemos de frente — le rogué.

Dijo que sí, pero su tono me indicó que perdería mi tiempo. Sucedería como otras veces. Se escudaría en su soberbia y yo en las dudas que me asaltan cuando no puedo reconocer el porqué se esmera en ocultar su rostro en máscaras nuevas que sabe le hacen daño a lo nuestro. Llegué a su encuentro. Me he prometido mil veces que no excusaré su desconsideración y altivez con pensamientos de conformismo y tampoco caeré en el drama de tratar de entender sus actitudes. Le escucho hablar. ¿Será que padece de bipolaridad? Pienso y me reafirmo en que, por primera vez en nuestra relación, no estoy para comprender y aceptar, sino para ser asertivo con un futuro menos complicado.

Sigue hablando. Osa, sin miramientos, hacerme ver que en su plan maestro ya no soy sino uno más. A pesar de que su rostro refleja, esta vez, la máscara de la dejadez; el mío irradia el antifaz de los recuerdos. La veo besándome, manteniendo divertidas pláticas que rayaban desde lo trivial hasta filosofía o simplemente mirándonos. Ante tal actitud descubro que estoy orgulloso de lo que siento por ella. El amor es algo hermoso y lo que hemos vivido es inalienable. Si no siente lo mismo, o no desea demostrarlo ya, esa es una decisión que debe cargar ella; yo no. Decido pues, vivir de remembranzas. Lo prefiero así. Parece más cómodo recordarla de una sola manera. De la forma en que me brindó los días más significativos de mi existencia. Vendrán otros días, lo sé. Nos despedimos con la promesa de vernos esa misma tarde. No existe beso, ninguno lo propicia, lo que añade a mi pensamiento la confirmación de un adiós.

En la tarde me llama al teléfono móvil y plantea temas triviales. Habla de esto y aquello, pero ni una sola muestra de querer hablar de nosotros. Se ríe de haberse pasado el semáforo y la entrada que la llevaría a estar algunos minutos conmigo. Sigue su camino como si no existieran otras intersecciones donde alcanzar nuevamente la ruta hacia mí y, tal vez, hacia lo nuestro. Me despido. Le digo adiós y ella insinúa un “hasta luego”. Me quedo viendo el atardecer. Hermoso como siempre. Descubro que no ha surgido ni una sola lágrima de mi ser y tal tranquilidad me asusta. Entro a la casa y me recuesto en la silla del escritorio. Enciendo mi computadora. Siento soledad, pero no así vacío; me da con sonreír ante el repaso de mi promesa: “viviré de remembranzas”.

Seguiré disfrutando de su amor aunque no de su presencia — me digo a mi mismo mientras mi sonrisa se vuelve complacencia. Busco con ahínco la foto que nos tomamos juntos en un restaurante y mi sonrisa se disuelve. Justo al lado de esa foto diviso a Neruda flotando inerte. La lagrima brota sincera. Lo he perdido. Lo tomo en mi mano y camino pausadamente hacia el jardín. Luego de un sepelio improvisado busco su foto digital y la imprimo. Escribo debajo de la foto palabras que le robo al tocayo de mi pez: Pablo Neruda.


"El mes de Marzo vuelve con su luz escondida
y se deslizan peces inmensos por el cielo,
vago vapor terrestre progresa sigiloso,
una por una caen el silencio de las cosas".
Con cinta adhesiva pego el impreso en su pecera y me digo que tardaré en adquirir otro pez para mi escritorio. Neruda seguirá acompañándome. No pensaré en su muerte sino en su vida y lo que me brindó su compañía. Contesto mi pregunta sobre si será una casualidad o no estos dos acontecimientos que me han sucedido hoy. Dictamino que fue más bien causalidad. Neruda se impuso en darme una lección y ella a mostrarme su verdadera esencia. Siempre tiendo a enaltecer el amor y no cesaré en mi empeño. Lo que dejaré de idealizar es a las personas y a mi mismo. Somos humanos capaces de ser dioses de nuestro destino. El mío, como el de todos, no está construido aún. Si así fuera, no estuviese aquí. Estaría acompañando a Neruda. Pero eso si; hoy aprendí en carne propia algo que he escuchado siempre y a lo que no le había prestado atención; hoy asimilé que esta vida es una y hay que disfrutarla a plenitud. También; daré más importancia, si es eso posible, a las remembranzas.

Seguiré orgulloso de lo que siento. No tiene que esfumarse este sentimiento de amor que logró sembrar ella en mí. Tal vez algún día decida regresar a ser quien fue cuando éramos nosotros lo importante. Si ese día, debido a los recuerdos, sigue este corazón latiendo de igual forma por ella; mi boca buscará besarla de inmediato. Por el contrario, si ya mi corazón late por alguien más, entonces será ella quien tal vez, si no ha aprendido, aprenda el poder del amor, los recuerdos y los buenos amigos; Si no lo ha hecho para ese entonces; le regalaré un pez…

4 comentarios:

"El Profe" dijo...

Angelo: De pura casualidad entre a tu blog, y me quedé un buen rato leyendo tus confesiones, y me gusto tu lenguaje directo que sabe decirle a la mujer insensible o quizas hasta desamorada que late un corazón lleno de amor.

Es como decía Alejandro Sanz "el carazón partio" que hace decir cosas que por cierto Neruda fué un ejemplo universal en eso de decirle cosas del corazon a la mujer amada.

Te espero a su vez en Conceptos poderosos, donde quizas podamos compartir otros angulos de la convivencia humana.

Madam dijo...

Uff me identifiqué. También he tenido puesta el antifaz de los recuerdos o mejor dicho las gríngolas de la idealización. Al menos nos queda saber que tuvimos la oportunidad de amar con intensidad, aunque uno sufra, es mejor que los que andan muertos en vida sin sentir.
Pobre Neruda. ¿Será que la soberbia de ella o la indiferencia afectaron su sensibilidad y murió de amor?
Tuve un beta que se llamó Pitágoras, ahora un poeta beta, pues, eso es una novedad.
:) Saludos, te añadí a mis enlaces.

Griselle dijo...

Que forma de expresar tus sentimientos, sublime, diria yo.

Suerte

Angelo Negrón dijo...

Gracias por los halagos Profe. Pasé por su blog y me encantó su escrito a Anthony de Mello. Soy fanático de los escritos de este sacerdote. De hecho me ayudo a tomar decisiones en mi vida la continua lectura de sus libros en especial “El Canto del Pájaro”.

Madam, ¿que cosas no? Como es de igual en muchos casos la vida. Tal vez el Beta sintió la pena del protagonista y a manera de exorcismo murió al retener tanto dolor. ¿Quien sabe? Homenaje que me haces al ponerme en tus enlaces. Gracias.

Griselle; seguiré buscando lo sublime para sazonar estos sentimientos. Gracias por la visita.