domingo, abril 06, 2008

Amor platónico *

Por Angelo Negrón

Hoy te contaré de una mujer a la que amé cuando apenas era un niño. Yo deseaba estar más tiempo en su casa que en la mía. Mis hermanos decían que no entendían como era que prefería estar con ella en vez de jugar a las escondidas, ir a la plaza, practicar algún deporte o simplemente ver un programa televisivo. Nunca comprendí lo que decían. Me conformaba con obsérvala a escondidas.

¡Era hermosa! Tanto como ver en la lejanía el manto verde en las montañas, ir a encaramarme a un árbol donde comer pomas rosas o tomar el aire fresco de la mañana. Y aquellas noches estrelladas tan hermosas, ¿cómo olvidarlas? Sólo se comparan con su mirada, misma que me cautivó desde el mismo día que la conocí.

Era ella mayor que yo. Aún así, lo confieso, la amé sin importarme nada. Ni las criticas de mis amigos que se burlaban diciendo: “estas loco, yo no perdería mi tiempo visitándola”. Ni las burlas de las niñas de mi edad que no comprendían todo el amor que yo sentía por ella. A cada rato expresaban su desaprobación ante mi ausencia de los días en que según ellas yo debería estar en alguna playa tostándome al sol.

A decir verdad pensaba en ello. Tal vez por eso, cuando fui creciendo, no fui a verla con tanta continuidad. Cabe señalar que ella amaba a otro y mis celos llegaron a ser enfermizos. Llegué a sentir celos en vez de comprender que era bastante lógico que yo no fuera el único a quien debía demostrar amor. Su corazón era inmenso y yo había llegado después. Siendo un intruso ¿Cómo podia exigirle que me amara sólo a mí si ella era capaz de amar de tantas formas? Yo no sabía eso hasta ahora. Recuerdo una vez que me ofreció cocoa. No entendía lo que decía, pero lo mencionó con tanta dulzura que gustoso acepté. Aquel chocolate fue el mejor que probé nunca. Y aquella vez que me dijo “Te amo” susurrándome al oído como si quisiera que nadie se enterara. Ella sabia que guardaría ese secreto por siempre.

Nuestro amor era tan maravilloso que sólo se bastaba a sí mismo. Muchas veces mencionó lo mucho que me extrañaba cuando yo, en mi inconsciencia, dejaba de visitarla para dedicarme a cosas triviales. Me resultaba tan largo el viaje. Sin embargo, siempre que llegaba donde ella y nos fundíamos en tenue abrazo, pensaba que no importaba si tuviese que caminar descalzo sobre piedras cortantes con tal de sentir tan sutil caricia. Luego pasaban los días y como si me olvidara de sus besos volvía a la rutina. Sólo una amiga pareció entender mi situación cuando me aseguró que para esta clase de amor no existe edad ni distancia. Dijo que si yo estaba dispuesto, podría demostrarle para siempre mi amor. Aún así; no cambié. No sé si fue cansancio o dejadez. Sólo sé que ya es muy tarde, sólo sé que ahora nada más puedo vivir de añoranzas.

Sí, del recuerdo. Cuando la niñez me tentó a amarla sin atadura de años, mi juventud me confirmó que no existía la distancia y la madurez me hizo ver que debí darme más completo. ¡Fue tanto el amor que me brindó! Nunca, de aquí a mil vidas, podré reciprocarlo. Estoy tranquilo porque ella, mejor que nadie, sabe quien soy y son tantas sus virtudes, que es imposible no me haya perdonado ya. Pero como ya dije antes, ya es muy tarde. Nada puedo hacer, pues de quien te hablo, amiga mía, acaba de morir. Ella es mi abuela. Murió a este mundo para nacer en uno muy lejano. Donde espero se haya encontrado con mi abuelo. Algún día iré a visitarla. Veré en su rostro aquella sonrisa tan sincera y le pediré nuevamente, después de una taza de cocoa caliente, que me abrace y diga susurrándome al oído lo mucho que me ama...



* Con todo mi amor a mi abuelita Virtudes Pagan Colón a quien le escribí esto en el 2 de marzo del 2002; día en que fue a visitar a mi abuelito allá en el nirvana

9 comentarios:

Griselle dijo...

Que placer leerte. Has tocado mi alma y has hecho que que mi espiritu se derramara en una lagrima. Mas aun, me has puesto a pensar y a reflexionar. Por que esperar la muerte para darme cuenta cuanto la amo?

Gracias

Angelo Negrón dijo...

Gracias a ti Griselle; mi mundo sin mis abuelos es completamente diferente a lo que fue y no deseo imaginarmelo sin mis padres. Tal vacio no lo llenará nada ni nadie y mi corazon y mi mente siempre estan con ellos...

Griselle dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Griselle dijo...

POR AQUI NUEVAMENTE, BUSCANDO LEERTE NUEVAMENTE.

ABRAZO

divorcio dijo...

Que bello que escribes!
es amor verdadero lo que expresas en tus lineas
un placer haber leido un poco de tu historia
un cariño
adios

Angelo Negrón dijo...

Gracias Griselle. Bienvenida siempre.

Divorcio; aqui escribe mi otro yo cuando quiere ser yo mismo... Gracias por tu apoyo.

Anónimo dijo...

no hace un año q conoci a una persona menor que yo..la primer vez que lo vi a los ojos...su mirada me cautivo!pasaron unos dias y nos confesamos que nos habia parecido que nos conociamos de todo una vida..el me pidio una oportunidad y pedi un teimpo...ese tiempo me traiciono..pero soy sincera que me he enamorado de el...es mi mejor amigo..pero no puede corresponderme de la misma manera aunque me halla confesado que me quiere mas que una amiga..soy feliz viendolo feliz!!no puedo pedir mas!!

Anónimo dijo...

un encuentro fortuito me ha cautivado, podría decirse que ha sido tal amor a primera vista,
quiza no vuelva a leerte, que no encuentre de nuevo tus palabras, pero hoy me emocionaste, has removido mi interior.

Julia. Jaén, España.

abizhita dijo...

Q' bOnitO escribesla verdad esQ..leì estOpOr equivOcaciòn buscandOla verdad sObre el amOr platOnicO pàra la U perO... me sorprendiÒ fue muy grata lectura :D!!
uhm..buenO Yo nO conocì a mis abuelitOs :(! nunca he sabidOQ' es ser querida pOr unO de ellOs pero.. aùn asi fue hermOsO, gracias :D!!