jueves, junio 23, 2005

Noche de San Juan

Por Angelo Negrón

— Es curioso. Se supone que esta noche es la más corta del año. Me burlo de eso; aún no tengo sueño y promete ser una de esas en las que miraré al oeste en la búsqueda de encontrar los sueños de alguien más, porque los míos están perdidos en la sarta de palabras que quiero decir o leer para estar entretenido. Y pensar que en la antigüedad se celebraban ritos vinculados a la fecundidad, a la purificación, a la solicitud de tranquilidades, y al alejamiento de males. Por lo que veo debería salir corriendo y esperar a las doce de la media noche para darme siete chapuzones de espalda, ya sea en la playa o en alguna piscina. He escuchado que esta costumbre trae la buena suerte, limpia las impurezas que rodean el alma y además, si pido algún deseo, de seguro se me concede. O tal vez debo hacer lo que en otros países; Prenderé una fogata donde arrojaré conjuros y deseos para desaparecer los malos espíritus. Aunque en realidad para desaparecer ciertos malos espíritus es mejor bañarse y untarse desodorante. Tal vez por eso es lo de los siete chapuzones…

— Existen varias supersticiones en cuanto a la celebración de San Juan Bautista. Veámoslas:
• Según se cree, en el exacto momento en que el sol ilumina el amanecer del día 24, las aguas de fuentes y arroyos están dotadas de poderes especiales para curar y brindar protección a la gente.

— Sin embargo si tomas mucho sol puedes sufrir de insolación y hasta de cáncer, así que sigue las instrucciones, solo báñate en ese momento en que el sol ilumina el amanecer…
• Quien se baña en el rocío que cae esa noche quedará protegido durante todo el año.

— Con estos calores, no estaría nada mal; de hecho el rocío de la noche es genial siempre y no solo esta noche, lo recomiendo…Cuídate de un resfriado…• Meterse desnudo y de espaldas al mar, mirando la luna, permitirá a quien lo haga obrar ciertos prodigios.

— Pero podría darse el caso de ser arrestado por exposiciones deshonestas, que me diera con alguna piedra en la cabeza al lanzarme hacia atrás y que sufriera de encogimiento de ciertas partes debido a la frialdad del agua…
• Quien se coloca debajo de una higuera con una guitarra en sus manos puede aprender a tocarla de forma inmediata.

— Esta me gustaría intentarla…Por si acaso…a veces puedo ser un iluso…• Los solteros y solteras que al comenzar el 24 se asomen por la ventana de su casa verán pasar al amor de su vida.

— De que vale verlo pasar, deténganlo, háblenle…si es el amor de su vida pues actúe de inmediato, no espere a esta noche…y si, ya sé que dirán que se refiere a que lo reconocerán, pero deben creerme el amor de su vida esta ahora mismo en cualquier parte y no esta esperando por usted; esta buscándolo que es diferente…
• Si se quema un papel donde se haya escrito aquello que se quiera olvidar, se puede lograr bienestar por todo el año.

— Ja, ja, ja. Creo que olvidé donde deje los fósforos, el papel, el lápiz y lo que es peor, olvide el nombre que debo escribir…Tal vez deba echar las facturas de mis deudas. Creen que los cobradores olviden mi deuda…Si fuera por mi echaba completito al Banco Santander…• Si una mujer se mira desnuda y de espaldas en un espejo, a media noche y con la luz de una vela, verá el momento de su muerte.

— Y si yo la veo veré el momento oportuno para besarla…poseerla y tener cuidado de no quemarme con la cera de la vela…Me encargaré de que muera en espasmos de piel y en… ¡Dios que estoy diciendo!
• Se le rinde tributo en cultos paganos al sol, al agua, a la tierra y a los vegetales. Al sol: Con la hoguera que es nutridora del sol, es la práctica mas afincada, a su alrededor se salta y baila hasta que amanece. Quema lo antiguo y da paso al futuro.

— Cuidado con tropezarse y caer de lleno en la hoguera…Al agua. Se considera que a partir de las doce de ésta noche, el agua está bendita, es milagrosa, cura enfermedades y proporciona la felicidad. En algunas localidades es costumbre el tirar el carro al río. Es símbolo de amor.

— Deben ser precavidos; en algunas localidades debido a la contaminación existen peces mutantes. En referencia a lo del carro, no creo que puedan usar de excusa lo de esta superstición con los del seguro, mejor tire su auto a la hoguera y diga que cogio fuego. Y en lo del amor, el verdadero símbolo del amor es usted mismo, ame con locura y tal vez sea amado con igual intensidad…• A los vegetales. Se coge el trébol y los mozos ponen el "ramu" en la puerta de las casa de sus novias. Se enraman balcones. La tierra es símbolo de fertilidad.

— Pues… ¡denle anticonceptivos! No quiero tener tierritas y tierritos corriendo por ahí gritándome papá…

• El aire. Nos da la vida y se invoca al bailar la danza prima, que se baila en círculo.

— Bailar, eso si que nunca esta demás… ¡A ella le gusta la gasolina, dale mas gasolina!
— ¡Vaya supersticiones! Lo paradójico del asunto es que el 24 de junio se celebra la fecha del nacimiento de San Juan Bautista, que en realidad no debería festejarse porque de los Santos siempre se recuerda el día de su muerte.
• San Agustín hace la observación de que la Iglesia celebra la fiesta de los santos en el día de su muerte, pero que en el caso de San Juan Bautista, hace una excepción y le conmemora el día de su nacimiento, porque fue santificado en el vientre de su madre y vino al mundo sin culpa.

— ¡Nacer sin culpa! ¿No que sólo Jesús y la Virgen Maria? Sólo le faltaría no tener deudas y haber sobrevivido al capricho de aquella mujer de que le cortasen la cabeza… para ser envidiado…
Ea, queda una superstición…

• Quien madrugue el día 24 no pasará sueño el resto del año

— Pues entonces… el día 24 quiero levantarme como a las seis…de la tarde… ¡Exijo dormir! Morfeo…vete al K&^#JO!
_______________________________

viernes, junio 17, 2005

¡Gracias vida!

Por Angelo Negrón

No ha sido fácil esto de asimilar el accidente de ayer. He estado todo el día repitiendo la misma imagen. Es terrible cuando debemos recurrir a algún tipo de medicamento que nos obligue a dormir…Eso si, las palabras de solidaridad de la gente que conozco ayudan mucho. Percibir que su preocupación por mi es genuina me invita a reflexionar sobre lo grandiosos que podemos ser en este universo. Somos un pequeño punto y, como dije ayer, podemos influenciar en otras personas y viceversa hasta el grado de ser trascendentales. ¡Gracias vida! Por estos detalles en los que podemos aprender a ser mejor persona cada día…

jueves, junio 16, 2005

Paraqueterepercutacion

Por Angelo Negrón

“El borracho se lanzó al frente de mi auto y la ley de la paraqueterepercutacion hizo lo demás…”Cuando era un niño disfrutaba de abrir el diccionario y escoger al azar alguna palabra para aprender su significado. Esta costumbre la aprendí de la bibliotecaria de la escuela Rafael Cordero. Maestra Milagros era, (creo que todavía lo es), el tipo de maestra que gustaba demostrar que existen muchos mundos en los libros y muchos universos en la biblioteca. Enseñar era una máxima que no había olvidado, como muchos otros, esta insigne maestra de quien guardo muchos recuerdos gratos y muchas enseñanzas… nos decía que siempre existe algo divertido que leer y el tiempo para hacerlo. Ella lo demostró buscando el diccionario una palabra al azar y leyéndola. Me demostró que para aprender no necesariamente tenía que leerme la enciclopedia completa o un tomo de muchas paginas; demostró que el interés era la pieza necesaria para aprender. La excusa del tiempo, sería eso; una excusa. No recuerdo cual fue la palabra que ella leyó, pero recuerdo que después de esa vez se me hizo costumbre el buscar al menos una palabra diaria. En una de esas veces encontré la palabra paraqueterepercutacion. Me estuvo graciosa esta palabra; la usaría en uno de esos concursos donde te piden alguna palabra larga.

Acabo de buscarla en el diccionario y no la encuentro. Tal vez la Real Academia la eliminó o los editores de la edición que tengo entendieron que no hacia falta en el diccionario. O tal vez utilicé un diccionario de ciencia esa vez. Recuerdo su definición: Paraqueterepercutacion: Movimiento que efectúan dos cuerpos cuando al chocar se repelen.

Eso mismo pasó esta noche. Mientras regresaba a casa, después de un día de trabajo, me encontré frenando de emergencia ante la presencia de un borracho en la carretera. El individuo se lanzo a cruzar la calle sin mirar y a mí no me dio tiempo, a pesar de la poca velocidad en que conducía, de frenar antes de darle un golpe que lo llevó al pavimento. Aunque mi auto no se repelió contra su cuerpo y si su cuerpo contra mi auto; creo que paraqueterepercutacion es la palabra idónea. Es que: su cuerpo rebotó contra mi auto y su presencia hizo que todos mis sentidos rebotaran contra él y cambiaran de dirección.

La careta del miedo sale a relucir en momentos como este. ¡Yo pensé que lo había matado! ¡Como puede cambiar la vida de dos seres en un instante! Si hubiese muerto, imaginen como me sentiría. Si bien es cierto que el individuo fue negligente; ese sentido de culpa me hubiese arropado; ese que dices que alguien no esta vivo por que tú lo atropellaste. Así es la vida. Un día conoces a alguien. Lo encuentras en la iglesia, en una tienda, en una biblioteca, en Internet, en medio de la calle, en fin, en cualquier parte; y esa persona puede ser que cambie tu vida o puede ser que no la impresione lo suficiente. Los grandes amores, por ejemplo, surgen así. Dos personas que se encuentran y surge alguna “Química” y ¡BOOOM! Así mismo el encuentro no deseado con este señor me ha demostrado, una vez más, el milagro de la vida. Lo importante que es vivir los instantes que tenemos disponibles para disfrutar de este mundo pasajero…Eso debemos hacer, eso estaré haciendo…Así que, si me disculpan, saldré a la calle justo ahora. Trataré de no "paraqueterepercutarme" a alguien más y disfrutar de los momentos geniales que puede uno conseguir: viviendo…

lunes, junio 13, 2005

Conversaciones II

Por Angelo Negrón

...en el mismo bar. Esta vez no hay clientes que yo conozca. Escogí la mesa más lejana de la barra y hablo, como algunas veces, con… mi conciencia…
— Veo, veo…
— ¿Que ves?
— Una cosita…
— ¿Con que letresita?
— Con la letresita O
— Obtener.
— No, esa no es.
— Orgasmo.
— Je, je, je. Esa tampoco.
— Ofrenda.
— Creo que no adivinaras.
— Obsesión.
— Estoy algo obsesionado con la palabra que debes adivinar, pero no, esa no es.
— ¡Me rindo!
— ¿Tan pronto?
— Si, quiero saber.
— La palabra es Olvido…
— Estuve a punto de decirla y la obvie.
— ¡Perdiste!
— Si. Y ¿todavía piensas en olvidar? Mientras tratas de olvidar es porque todavía recuerdas.
— Si, lo sé. Pero, quiero olvidar o al menos no pensarla tanto.
— Ja, ja, ja. Eso mismo dijiste hace mucho y aún sigues recordándola.
— Es que el amor es así… Además, no se olvida de la noche a la mañana lo que has vivido con sinceridad.
— Creo que no se trata de olvidar. Sino de recordar.
— ¿Qué dices?
— ¡De eso mismo! Te la pasas quejándote de querer olvidar algo que fue hermoso.
— Si, pero es que no terminó bien.
— ¡No importa! No terminó bien, porque aún no ha terminado. No al menos de la forma en que lo estas haciendo. Entiéndelo; Mientras quieras seguir olvidándola; ese final sigue de la forma incorrecta. No habrá nada que te aliente. Ninguna respuesta que te de cualquiera, ni tu mismo, será la correcta. Es mas, como te dijo aquella amiga en la universidad: “es que aunque ella regrese y te de mil explicaciones y mil excusas, ninguna será valida porque estas bien dolido.
— Si, es como Shakira: “No solo de pan vive el hombre y menos de excusas vivo yo…”
— ¡Lo ves! ¡comprendes lo que digo! La manera correcta es que la recuerdes. Cada día, cada momento. Sin dolor, con la alegría de haber podido conocerla, de haber podido compartir con ella. Cuando logres esto, será muy fácil dejar de sentir esa amargura, esas depresiones y sobre todo ese obsesivo querer olvidar.
— ¡Si fuese tan fácil!
— No seas pendejo. Si, es muy fácil. ¿Recuerdas a la primera mujer que besaste?
— ¡Claro que si!
— Al principio cuando dejaron de verse ¿Cómo te sentiste?
— ¡Destruido!
— ¿Ah si? Piensa en ella, que recuerdas.
— Recuerdo su nombre: Mariluz, el color de su cabello: Rubio, sus ojos: Café: sus labios: poco pronunciados, su cuerpo: esbelto, su…
— Perdona que te interrumpa en tan descriptivas lista de palabras, pero es que; me refería a como la recuerdas: ¿con amor profundo, con odio y angustia?
— ¡Nada de eso! La recuerdo con mucho cariño. Me enseñó el poder que tiene un beso.
— Por eso. ¡Tu mismo te contestas! Primero mencionaste que quedaste destruido y ahora dices que la recuerdas con cariño.
— ¡!
— Con el tiempo veras que los momentos que vives son mágicos. Y que si los recuerdas como lo que son, ósea, vivencias, serás feliz…
— Esta bien, pero es que ella no es cualquiera. No se trata de una niña, sino de mi alma gemela.
— Lo sé. Acaso te olvidas de con quien estas hablando. Debes creerme; en vidas pasadas hemos tenido esta misma conversación…Entiéndelo de una buena vez: debes recordar lo feliz que has sido y lo demás llegara por añadidura.
— Lo intentaré…
— No, ¡hazlo!
— Lo haré. Ahora será mejor que nos bebamos algo. Te estas obsesionando.
— Ja, ja, ja. Un guardia diciéndole policía a otro…
— Bueno, al menos yo lo acepto. Soy un enamorado-obsesionado que busca olvidar.
— Que buscaba olvidar. Ahora recordaras.
— Brindemos por eso. Recordémosla. ¡Veo, veo!
— ¿Qué ves?
— A ella…
— ¿Cómo la ves?
— Amándome…
— ¿Con que letrecita?
— Con el abecedario completo…
— ¡Espera un momento! Eso no rima…
— ¿Qué no? Tendrías que vernos; somos dos rimas libres en el poema de la vida…

sábado, junio 11, 2005

Conversaciones

Por Angelo Negrón

Reunidos en un bar de la calle Luna en San Juan comencé una ronda de preguntas:

— Oigan —Les dije— ¿Que le dirían a una mujer para recobrarla?
— Eso depende —
contestó Miguel de Cervantes — pero yo le diría: Vuelve aquí, debes ser mi Dulcinea…
— Pero, eso no es un pedido; es una exigencia—
lo encaré — Necesito mil palabras que le hagan ver que la necesito conmigo por las buenas.
— “Más vale una palabra a tiempo que cien a destiempo”—
dijo.
— ¡Ay Miguelito! Que cierto es eso. Sólo tengo una pregunta: ¿Cómo reconozco el momento indicado? ¿Cuándo es: “justo a tiempo”?
— ¡Pues bien! Tu pregunta es valida. Sólo puedo contestar que te darás cuenta después de que hayas dicho muchas a destiempo, luego de que hayan dolido y sea tarde o bien cuando al decirlas recibas lo que esperas…Solamente tu sabrás…adelante; habla…
— Está bien…Diré una palabra... debe ser apropiada… a ver… ¡Ya sé!… La amo.
— Esas son dos palabras…
— ¡Cierto! Diré entonces el sinónimo a esas dos palabras, diré su nombre. Sería una sola palabra. Acércate te lo diré en voz baja…
— ¿Y porque tanto secreteo?
— Confió en ti, pero no así en los demás. En este bar hay muchos poetas y estoy seguro que saldrían de inmediato a tratar de enamorarla. Mira que tu mejor obra es de caballería…
— Esta bien, dímelo al oído…
— …Cierto, esa es una sola palabra, pero déjame decirte que su significado es derivado de un nombre hebreo y de la palabra antorcha. ¿Qué opinas?
— Te creo, ella fue y ha sido antorcha en mi vida. Alumbró mis noches despiertas y sigue, a pesar de todo, siendo lumbre en esta oscuridad de soledades…Sabe hacer, mas que el amor, amor y eso hemos sido, dos enamorados que pueden juntos derrumbar mil pesares, pero que separados nos hacemos débiles…Ella es la parte feliz de mi vida y la que corona mis sueños de hombre, ella es…es todo.
— Je, je, je. Tú estas enamorado…
— Ja, ja, ja Nada más cierto…
— Entonces, ¿Lucharías contra molinos?
— Si ella así lo quiere, y me necesita, allí estaré...
— Cantinero, ¡otra copa!…
( No debió decirme su nombre. Sé donde ella vive. Olvido que Don Quijote es una novela de caballería, pero también lo es de amor) — Debo irme de inmediato…había olvidado que hoy llega el cheque de las regalías de Don quijote”
— Está bien, gracias por los consejos…
— Hasta luego.
— Hey…Miguel. Olvidaste algo.
— ¿Que cosa?
— Tú en estos momentos eres producto de mi imaginación. Sé lo que piensas y no importa. Puedes ir donde ella en este instante. Te darás cuenta que me ama…
— Sólo quiero intentarlo. Llevo demasiado tiempo solo y si tú no sabes aún como hablarle ese es tu problema.
— No, no es mío, es de ambos. Ella y yo lo lograremos y si no; lo que hemos vivido juntos es superior a todas las hazañas de tus personajes…Además; si te enamoras de ella te veré de regreso muy pronto en este bar; para beber y tratar de olvidar
— Conozco lo que al alma le conviene, sé lo mejor, y a lo peor me atengo.
— ¡Vamos! No hice más que hablarte de ella y decirte su nombre y mira como estas. Imagínate si logras mirarla a los ojos. Además, ella me prefiere a mí.
— Es de vidrio la mujer, pero no se ha de probar, si se puede romper porque todo podría ser.
— Lo sé. Pero, míranos; nos amamos con todo el ser y aún así: llevamos extrañándonos sesenta y cinco días. Todavía no encontramos las palabras correctas para unirnos de nuevo. Tal como me pasó a mi te llenara el rostro de de pena.
— Mas vale la pena en el rostro que la mancha en el corazón.
— Esta bien…Inténtalo…se feliz intentándolo. Sé que no lo lograras, pero es mejor que lo intentes.
— Es tan ligera la lengua como el pensamiento, y si son malas las preñeces de los pensamientos, las empeoran los partos de la lengua…
— Si, es cierto, pero también dijiste alguna vez “Si da el cántaro en la piedra, o la piedra en el cántaro, mal para el cántaro”. Y créeme, en este caso tú serás el cántaro…
— Brindo porque no sea así…
Levante mi copa y le di la espalda. Seguí sumido en mis pensamientos. Dos horas después regresó Miguel de Cervantes, no tan solo con la pena en el rostro, sino también con la mancha en el corazón. La había visto de lejos, su hermosura lo cegó. Cuando se acercó a ella la vio observando una foto y al tratar de hablarle sólo recibió la pregunta de si sabía de qué forma recobrarme. Me puse de pie y lo abrasé agradeciéndole la buena noticia. Me acerque a un espejo continuo a la barra, busque peinarme un poco dispuesto a salir en la búsqueda de mi amada. Antes de hacerlo vi a Miguel, comenzaba a embriagarse y escribía en una servilleta mientras recitaba:
— En un lugar de la mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…