sábado, setiembre 23, 2006

Estaciones

Por Angelo Negrón


Levanté mi vista al cielo. Envié mi mente al pasado; a ese en que el recuerdo se hace presente y futuro. Sentí el viento que chocaba mi espalda mientras veía el sol esconderse en el oeste de mi vida. Palpé a lo lejos añoranza de pasiones. Nubes ocultas en la oscuridad de la noche recién nacida me hicieron notar una especie de aurora boreal que languidecía ante mis ojos. El frío vespertino logró enmudecer el suspiro que estaba por brotar de mi pecho al recordar el invierno en que te conocí y el tiempo transcurrido hasta el otoño de mi amor.

En el Invierno el frío era pesado y lo llevaba a rastras gracias a la soledad que me acompañaba en las horas despiertas que convivían conmigo. De pronto la habitación de mi alma se iluminó con tu saludo. Sonreí. Fui reflejo de tus palabras. Naturalmente me involucré en la felicidad que te embargaba. Poco a poco fui necesitándote desde los primeros quince segundos de conversación. Te extrañé tanto después de aquella primera vez que el miedo a no tenerte me atormentó de inmediato y es que la autodefensa nos hace pensar en negativa. Anhelé poder invernar, quedarme dormido hasta que mi cuerpo volviera a acostumbrarse a un pasado en que no existías; mas no pudo ser. Tú ya estabas en mí, como hielo que se derrite ante el calor del amor sublime y platónico de la distancia...

En la primavera reverdeció el campo de tu cuerpo. Florecieron las tersas rosas de tu pasión. Paseamos tomados de la mano y nos perdimos en la arboleda frondosa de la entrega de nuestros cuerpos. Mariposas revoloteaban por doquier, testigos silentes de la cesión amorosa que nos envolvió. Las aves hacían lo suyo en la danza majestuosa del macho para poseer y en la observación atenta de la hembra para dejarse conquistar. Mientras; nosotros nos tumbamos en el pasto verde. Miramos a través de las ramas de los árboles hacia el cielo. El sol se colaba en columnas de luz hacia todos lados cubriéndonos y cegándonos de vez en cuando; dependiendo como arreciara la brisa las abundantes hojas. Y en nuestras almas arreció el viento de la pasión infinita, la de amarnos sin temor a ser descubiertos. Nuestros cuerpos desnudos fueron uno en las raíces verticales de la lujuria.

Al verano no le hizo falta el calor de sol. Nuestros cuerpos fueron llamas que alumbraron a la luna en las noches desnudas de nuestra conciencia. Tanto calor logró en los días evaporar mares y ríos de saciedad. La playa era sólo una excusa para abalanzarnos a la arena y evocar ímpetus. Bebimos juntos ante el cielo el testimonio de amor puro que nos impulsó a casarnos frente a todas las deidades y obligarlos a padecer envidia. Las flores que adornaban tu cabello tenían pétalos que se desprendían ante el irrumpir constante de mi sexo. El calor fue demencial y sólo comparable al volcán que en erupción de placeres nos catapultó a la galaxia de nuevos besos, briosos abrazos, acometedoras caricias. Nos bañamos en arena, sal y agua para descubrirnos empapados de la sabiduría de aceptarnos tal como somos y como dictan nuestras vidas. Fuiste oasis; grama en el desierto que cubrió el horizonte de mi boca mientras participaba vivamente de la verticalidad de tu ser, de la oquedad de tus impaciencias germínales.

Cuando el otoño llegó comenzaron a caer las hojas de besos impregnados del natural sabor de tus labios. Tu cuerpo se hizo deseable al grado de querer poseerlo nuevamente. Entre lo sublime y pasional me convertí en fanático de tu hermosura. Tu piel lozana brilló en su propia aura hasta dejarme acariciarla por completo. De lunar en lunar paseé mis dedos y mi lengua escudriñadora se valió de su saliva para deslizarse de un pezón a otro o de tu cuello a la espalda. Tú seguías mi viaje y me ayudabas a moldear el camino con el movimiento exacto de tu cuerpo pretendiendo llevarme a donde tus ansias querían. Bajé hasta tus nalgas y el rastro de caricias adornaban aún tu espalda. Mis manos separaron los montes y buscaron la infinidad de tu ser. Lo distinguieron y lo saborearon como alabanza que acrecentó el goce. Se propagaron los gemidos y pediste que te poseyera como siempre; con el brillo en tus ojos que denotaba lujuria, con la sonrisa de labios deseosos de ser mimados, poseídos, mordidos y ultrajados.

Y bajé la cabeza. El sol salía de nuevo a mis espaldas indicándome que había pasado toda la noche soñándote. Observé la medalla que sostenía en mis manos, esa que me regalaste, la que conserva intacta la presencia de la primera vez que recibiste el cuerpo de un hombre. Los celos volvieron a mis memorias como, si con ello pudiese olvidar que otro hombre te poseyó primero, que entró en tu vida y te hizo volar antes de que yo pudiese llegar y encontrarte comulgando con la ilusión que te caracterizaba en ese tiempo. Resolví arrojarla a las aguas como presagio de la muerte próxima a mis años de buscarte.

Así estoy; queriendo enseñarte la luna tal como yo la he apreciado, desde el solsticio hasta el equinoccio. Condenándome a postergar el hecho de que sigues siendo la respuesta a tantas de mis preguntas, aún cuando sigo negándome a comprenderlo. Ya la medalla desapareció en la profundidad del océano y todavía siento igual mi pecho. Vacío ante la ausencia permanente de la antigua dueña del amuleto. Debí conseguir algún otro que suplantara a este que acabo de desechar. Te lo hubiese regalado y no seguiría renegando de Dios como hasta ahora he hecho. Mis celos no tendrían que ser infundados y los años de mi juventud lejana hubiesen sido felices. Nada se puede hacer contra el primer hombre que te poseyó por completo, y por el cual recibiste la medalla, porque fue al mismo Cristo el día de tu primera comunión.

Ahora no cuento con tu presencia física y obsoleta es mi desdicha. Fulgurante mi resignación... De todos modos sigues siendo, Invierno, Primavera, Verano y Otoño en el continuo movimiento de la condición del planeta, del adjetivo de mi ser que como hojas de otoño, demuestra con su cabello que tiende a caer pesado sobre mis hombros, que está listo para pasar el invierno nuevamente e invernar mientras sueña en encontrarte otra vez en la primavera lejana de otro siglo; en el verano candente de otra vida...

...En donde te poseeré primero que ninguno y te mostraré las estaciones antes de lo que creías pensado... Mucho antes de enamorarte de alguien más...

martes, setiembre 12, 2006

Sentidos

Por Angelo Negrón


Te robaste todo mi ser. Lo llevaste contigo a un lugar que aún no reconozco y que me parece comparable al paraíso que se nos prometió en el principio de los tiempos. ¿Fue poco a poco o de inmediato? La verdad es que no estoy seguro. Sólo sé que te has adueñado de cada centímetro de mi vida. El cuándo sucedió es una pregunta para la que no tengo contestación pues todo esto no parece tener principio. Definitivamente, este hurto, no tiene precedentes.

El cómo ocurrió tal vez pueda explicarse con algo de ciencia. Sabrás que cada célula de mi ser te pertenece y que una explosión de grandes magnitudes debe haber ocurrido en una de ellas. Imagino que en el núcleo, citoplasma, cromatina y ácido desoxirribonucleico de alguna se originó este amor y decidida a convertirse en tu rehén logró, en la multiplicación celular, que cada poro de mi existencia quedara prendado de ti y cada latido de mi corazón se destinara a pertenecerte.

La forma en que me descubriste, y te encargaste de hacerme tuyo, nunca podré olvidarla. De hecho; siempre sentiré el mismo sobresalto al verte. Mi mirada se pierde en la tuya y tu sonrisa me lleva a desearte. Cuando mi vista tiende a explorarte toda descubro que mi cerebro ya esta envuelto en la belleza que te acompaña perennemente. Tu rostro me hace pensar en poseerte y te contemplo desnuda. Mis ojos no saben que hacer: si mirarte fijamente a los labios, a tus ojos y a tu cabello o quieren perderse entre tus pechos y buscar explorar esos lugares en que la ropa estorba. Territorios en los que quedaría perplejo por unos segundos ante el hecho de querer tocarte.

Escucho tu voz demostrándome lo que piensa tu alma y la excitación de verte se duplica instantáneamente. Decido escucharte. Tus labios se mueven. Salen de ellos tonadas sutiles y el preámbulo de gemidos que tanto deseo. ¡Cuánto daría por besarlos en este mismo instante! El sonido en mis oídos no cesa. Me entero de que me amas. ¡Me deseas! Compartes algunas fantasías que escucho con atención. Prometo cumplirte al pie de la letra cada una de ellas. Sonríes. Verte y escucharte me vuelven más dócil aún de lo que ya soy gracias a ti. Descubro en tus mejillas cierto rubor. Al preguntarte el motivo sólo dices que se debe a la demanda que estas pronto a exigir. Te esmeras en agradarme sin saber que ya es tarde, que ya eres dueña de dos de mis sentidos y que sigues colonizando los que puedan faltar.

Me acerco un poco a ti. Llega a mí el olor característico de tu presencia. Ese que acompañado de tu belleza se encarga de hacer voltear miradas. Los hoyuelos de mi nariz ansían olerte de cerca. Soy como sabueso que busca a su presa en el cuerpo de la mujer perfecta. Comenzaré por oler tu rostro. Me acurrucaré en tu cuello combinando respiraciones con fuertes abrazos. Pasearé mi nariz por tu piel en la búsqueda del rincón deseado, del néctar de tu cuerpo; de la rasurada oquedad que me tienta a respirarte sin ganas de exhalar tu olor. Conservaré el aroma mientras en mi mente saboreo el posible sabor de tu piel. Tu esencia, como bálsamo, calma mis necesidades y las amplifica a la vez. Ese olor único, divino y sobrenatural, que desprende tu pasión; me lleva a ensanchar mi pecho en la algarabía de poder degustarte en mi paladar. Estoy ansioso de ti.

Ya te di un abrazo buscando olerte por completa. Ahora me dedico a acariciarte. Las yemas de mis dedos se divierten y danzan sobre tu piel. Deslizo mis dedos por tu cabello, tus mejillas y me detengo por un momento en tus labios. Demando que desees, tanto como yo, que mis labios sientan el tacto de los tuyos. Mi piel exige contacto completo. Por eso no busco tocarte sólo con mis dedos,sino que, toda mi piel se vuelve cómplice y escudriña la manera de palparte. Cada cabello de mi cuerpo se eriza. Encuentro pretextos para seguir manoseándote. Sigo hurgando en tus adentros. Ante el conocimiento de que uno de los caminos para llegar a tu alma es por la piel; me encapricho e insisto en tentarte a que seamos uno. Manipulamos juntos el universo. Te haré mía tal como yo soy tuyo.

Tus pechos me tocan, tus muslos se abren en señal de aceptación y se hace agua mi boca cuando pienso en saborearte entera. Mis labios se unen a los tuyos y declaran que, en eso de tocar y besar, eres una experta. Podríamos estar horas acariciándonos o besándonos y, aún así, pretender ser cómplices cada vez más. Las pupilas gustativas de ambos se bañan de nuestro sabor. Confieso que nunca antes se me había revelado placer de tal magnitud. Mi lengua desea multiplicarse y brindarte caricias nuevas. Probando tu cuerpo entero; me entretengo en erectos pezones y en el clítoris hinchado. Me paseo por tu espalda, dedos, muslos y pies. Vagabundeo en tus caderas mientras agradezco a los dioses del sexo por haber permitido que la lengua no sólo fuera un instrumento para crear palabras y probar alimento proteínico, sino que, nos dieran la opción de alimentarnos el alma, la lujuria y el amor. Tú sabes esto pues tu lengua ya se encargó de llevarme al borde de la locura y a la cima del éxtasis. Ahora se divierte midiendo mi piel y jugando con los espasmos que me acompañan.

Todos mis sentidos están siendo utilizados. Observo tu cuerpo desnudo. Escucho tus gemidos y tus palabras de amor. El dulce olor de tu ser me inunda por completo. Pruebo tu piel entera mientras el movimiento de cada uno se convierte en ritmo candente de pasión. Se pierden en la habitación los gemidos de ambos y en caricias constantes utilizo ambas manos deambulándolas por cada palmo de tu piel. Por momentos; una de ellas o ambas se pierden en tu cabello o por instantes se encargan de diferentes lugares del mapa de tu ser. El apretar tus pechos o separar tus nalgas mientras estas encima de mi se diluye en placeres gigantescos. Mis dedos hurgan secretos y de forma circular los destinan a sentir el goce de caricias. Tu disposición a recrear placer se propaga y me envuelve en la lujuria de tu humedad. Tu lubricación es excelente para mi apetito y para mis cinco sentidos corporales. La lluvia de tu vientre me envuelve mientras mi placer yace derramado en el monte de venus que previamente rasuraste y que me conferiste hoy en movimientos carnales.

El orgasmo es el sentido por excelencia. Para conseguirlo de forma majestuosa necesitas los otros cinco. Cuando nos acorrala el éxtasis; alma y cuerpo se entrelazan. Son uno más que nunca. Al lograrlo en compañía del ser amado, más cuando es tu alma gemela, el universo se hace pequeño y la piel monumental; mezcla de cielo e infierno. Volver a recobrar los sentidos después de amar así es imposible. El enredo es tal que mi alma necesita tu cuerpo y mi cuerpo tu alma.

Definitivamente te robaste mi vida. Incluyendo un pasado al que detesto por no haberte tenido a mi lado, un presente que adoro por que mis sentidos te pertenecen y un futuro en el que me sueño dentro de la prisión de tus labios; encarcelado en tu alma y siendo victima del vaivén de tu cuerpo. Explota mis sentidos. Ámame de esta forma idónea que sólo tu conoces. Como esclavo que te pertenece te ruego que me honres con tu visita. En esta galera que es nuestro mundo; desnudémonos. Seamos el uno para el otro. Tal como nuestras almas han dictado y tal como nuestros sentidos han evolucionado manifestemos día a día que en cada célula se regocija el amor verdadero...

viernes, setiembre 01, 2006

Centinela sideral

Por Angelo Negrón


El calor me atormentaba y decidí salir de la casa por un rato. Al pasar el umbral de la puerta me tropecé con algo en el suelo. Al caer expuse mis manos como mecanismo de defensa y evité con esto algún golpe extra en el rostro. No pude evitar maldecir. Mientras me levantaba, un dolor en el tobillo me hizo ceder y caer nuevamente al piso. Llevé mis manos a mi pierna derecha y solté un alarido de dolor. Busqué sentarme y distinguir con que me tropecé. Al acostumbrar mis ojos a la oscuridad divisé el tiesto de barro que en la mañana había dejado vació gracias a las flores que le arranqué con la excusa de llevártelas. Maldije mi recién caída y también el hecho de no encontrarte en la mañana para entregártelas. La brisa azotó mi cabello. La frialdad de la noche bañó mi sudor y me hizo sentir confortable. Volví a tocar mi tobillo. Me percaté de que ya no sentía dolor. Al posar la mano en el piso para impulsarme reparé en que el suelo estaba frío. Noté que me haría bien recostarme y regalarle algunos segundos a mi mente sedienta de olvido. Para sentirme a gusto decidí desnudarme. Me quité camisilla, pantalón y bóxer sin temor a que algún vecino entrometido y santurrón le fuese con el chisme a alguien, o me llamara la atención, pues la oscuridad sería el camuflaje perfecto.

Pasé sentado algunos minutos. Perdido en el recuerdo de las últimas horas. Rememorando la forma en que salí de casa con la ilusión de verte y regalarte tus flores preferidas. Te diría la verdad; que llevaba meses cultivándolas con la intención de entregártelas con alguna palabra de amor que no hubiese sido pronunciada por mi mirada. Pero no te encontré. Precisamente hoy declararía la visión que llevo conmigo en cada sueño despierto. Justamente hoy te suplicaría cambiáramos nuestras vidas dispersas y fuésemos uno en el espejo de la vida.
Mi espera fue acompañada por los árboles y los pájaros del parque y, aún así, la soledad me caló en los huesos. Según pasaron los segundos la esperanza fue alejándose de mi ser y como inevitable incongruencia el dolor, que habita en los seres enamorados, me recogió de aquella banqueta y me hizo salir del lugar; no sin antes propagar las flores. Las esparcí de pétalo en pétalo, mientras en clásico interrogatorio les cuestionaba sí me querías o no. Por esto; aunque la esperanza desapareció al no verte llegar, salí de allí sonriendo ante la respuesta de un sí y con la certeza de que paulatinamente ganaría esperanzas perdidas.

Una carcajada se me escapó y recosté mi espalda en el suelo. Justo en ese momento divisé la luna que en cuarto menguante me sonreía. La observé por largo rato. En la oscuridad de la noche tardía decidí que esperaría el amanecer despierto. Busqué algunos cojines en la sala y los esparcí en el lugar. Me acompañé de vino tinto y música suave. Decidí dedicarme a esperar alguna estrella fugaz a la cual pedirle por deseo poseerte. Ante tal idea me levanté nuevamente, esta vez, para buscar el viejo telescopio que guardaba como reliquia desde niño. Acaricié las iniciales de mi nombre y apellidos que había tallado en su pintura para identificarlo como mío inmediatamente me lo obsequiaron. Miré a través de su orificio y me percaté de que ya no funcionaba. Los lentes estaban extrañamente manchados y lo arrojé a un lado. El frío atacaba mi desnudez sin compasión y, como siempre, me agradaba. Miré al cielo y comencé a construir figuras geométricas con las estrellas y alguno que otro dibujo mal ensamblado por mi dedo índice. Divisé varias constelaciones. Como un estudioso, que en realidad lo que busca es olvidar otros detalles, me envolví en la penumbra de la noche en pensamientos que me apartaran de ti y de este pensarte constante que sólo me hace dar vueltas en la cama sin poder conciliar el sueño. ¿Cómo le explico a mi cuerpo que abandone sueños despiertos tan maravillosos?

¡Cuánto daría por poder admirar las ochenta y ocho constelaciones al mismo tiempo! Es tan relajante mirar al cielo. La verdad es que estaba logrando poner mi mente en blanco hasta que descubrí a una hermosa constelación del cielo nórdico. Me enfoqué en la estrella polar escudriñando la forma de disimular el hecho de comparar a Casiopea con la primera letra de tu nombre y es que esta constelación guarda esa forma. Miré a derecha e izquierda. Las estrellas parecían ser tus aliadas en el recuerdo que emanaba en mí sin pedirlo. Perseo, Cefeo y Dragón parecían moverse a velocidad vertiginosa y me di cuenta, algo tarde, de que en realidad sufría un mareo.

Abrí mis ojos. Acostumbrarme otra vez al lugar en que me encontraba tendido me dificultó, un tanto, enfocarme en Casiopea. En lugar de sus siete estrellas pude contar unas diez posicionadas de forma muy extraña. Observé a mí alrededor tratando de identificar si estaba en el mismo lugar o había viajado astralmente a otro lejano en el que no podía reconocer los grupos de estrellas que adornaban la noche. Pensé que estaba soñando o alucinando por el mareo sufrido. Al pasar varios minutos y notar que no surgía cambio alguno, ni en el cielo ni en mi estado de ánimo, concluí que estaba alucinando y debía buscar algún libro de astronomía que me explicase aquel evento. Tal vez se debía a alguna alineación de planetas o estaba tan enfocado en esas estrellas que no veía las demás, sólo sé que apenas levanté mi cuerpo desnudo del piso me percaté de lo que sucedía al mirar otra vez al cenit. ¡Era víctima de tu recuerdo! Apreté mis párpados y volví a recostarme en los cojines. Miré al cielo y allí estaban las diez estrellas, únicas y tan reales como yo. Rogué al cielo que fueran las diez lunas de Saturno, pero ni siquiera la deficiente ley de las distancias planetarias de Elert Bode me ayudaría en tal teoría. Construyendo especulaciones volví a la razón indiscutible; ¡Te estaba pensando!

Las contemplé como un grupo de estrellas y la bauticé con tu nombre. Esa constelación no era tan hermosa como tú, pero al menos ya no me negaría a aceptar mi realidad. Mirándolas detenidamente, de norte a sur, comencé por las primeras dos, una al lado de la otra me hicieron descubrir tus ojos. En ellos me derramé y observé los míos. Mi mano se perdió en caricias, con ganas de una rápida erección, pues tus ojos excitan y regalan pasión de sólo verlos.

Busqué la próxima estrella. En ella encontré tu boca; sedienta de besos y dispuesta a besar. Carnosos labios que brillan rojos de ganas, aún ante la ausencia de lápiz labial. Mismos que sueño conquistar y hacerlos no tuyos, sino, sólo míos.

Más abajo; dos estrellas fulgurantes rememoraron tus pezones. Alertas y a favor de alimentar mis ansias. Cerré los ojos como buscando acercarme a tus pechos; víctimas de un escote pronunciado. Sólo me dejaba ver la curvatura de tus senos y algunos lunares. Al quitarte el sostén y divisar las dos estrellas pude palpar tus círculos concéntricos. Demandé al cielo detener el tiempo para saborear a plenitud toda tu piel.

Dos estrellas más; una al este, otra al oeste. Me dejaron saber que eran tus manos. Cultas en el arte de acariciar y proveer placer. Ambas se extendieron hacia mí y se ocuparon de abastecerme de arrumacos. Brindándome delicias aún no vividas. Catapultándome justo entre sus dimensiones y convirtiéndome en esclavo de su centellear.

En mi camino hacia el sur vislumbré un lucero solitario. Su resplandor alumbraba piramidalmente invertido. Como revelación encontré que se trataba de tu intimidad. Mis manos hurgaron en el espacio buscando acariciar el astro que le representaba. Sonreí sin disimular mientras mi lengua bañaba mis labios en señal de apetencia. Mis sentidos se enfocaron todos al unísono en tu presencia etérea que sin esfuerzo se hacía viva y real como si, estando debajo de ti, recibiera el placer de poseerte.

Mis ojos se escaparon a las dos estrellas restantes. Una justa al lado de la otra en el horizonte. Eran tus pies preparándose a caminar hacia mí. A escalar mi cuerpo como te diera en gana. Dejando huellas que me muestren las latitudes. No de las constelaciones septentrionales, más bien las de tu cuerpo. Mismo que ha logrado que decida excluir de mi vida cualquier telescopio que no enfoque tu cabello. Ninguna Vía Láctea en la que no vivan estas diez estrellas que ejemplifican tu belleza corpórea.

El vertiginoso movimiento de las diez estrellas que fueron uniéndose me provocó algo de vértigo. Las diez se transformaron en una ante el asombro de mi cuerpo desnudo y fatigado de pasión. La soberana luz que todas juntas emanaban me envolvió. Descubrí que se trataba de tu alma; deslumbrante y solitaria en búsqueda de su alma gemela. Estallé y esparcí placeres en el imperturbable suelo. Descubrí que debía pasar toda la noche observando la constelación de tu ser...
...La oscuridad ya no era mi cómplice. El sol en el que se convirtieron las diez estrellas ya se había elevado un poco más en el horizonte. El cántico de las aves me recordó el parque en el que nos veríamos el día antes. Sonreí como agradeciendo no haberte encontrado. Gracias a esto acababa y comenzaba por disfrutar del maravilloso juego del amor puro y verdadero. Ese en el que no existe distancia. En el que no importa la curvatura del espacio, sino el arqueo de tu espalda desnuda y recibiendo caricias de mis manos que se antojan de retribuir el goce que reciben al tocarte.

Palpé mi pecho. La medalla de plata que me regalaste, alegórica al calendario azteca, me recordó la máxima de que lo mejor que existe es un día tras otro. No debía dudarlo; nos encontraríamos nuevamente. Ya fuese en las diez estrellas que llevan tu alias o en el sol de tu alma. Si observo bien te hallare esta noche. El menguante de la luna no encubrirá ante mí su realidad simbólica; la sonrisa que me brindaste por primera vez o quizá debes ser tú, sonriéndome aún. Sólo sé que en mis días eres sol y en mis noches eres luna y que normalmente es a la inversa; te conviertes en sol de mis noches y en luna de mis días. Ciclos estupendos que me traen tu presencia. ¡Que real es sentirte a mi lado y descubrirme como un esclavo sideral de ti! Eres cielo y tierra, planeta y estrella, galaxia y universo, alfa y omega.

La gravedad de este mundo no logra detenerme de pie cuando me haces volar. Mi piel se vuelve tan liviana. Mi alma pasea entre auroras boreales y meteoritos en la exploración de tu encuentro. Por eso mañana y siempre volveré al parque con la ilusión de encontrarte sentada en una banqueta mientras escribes alguna poesía o exiges que el universo sea cómplice de tus deseos más secretos. Sólo espero ser participe de alguna de tus fantasías. Esas que llevas contigo adornando tu vida cuando tu cabello se vuelve cometa y cómplice al transportar en su cola palabras de amor sustentado en historias galácticas. Las que acarreas en tus oídos; dignos recipientes de mis caricias soñadas. Llévame contigo de paseo. Pretendo visitar no sólo las diez estrellas que simbolizan tu cuerpo, también disfrutaré del viaje que me llevará de una estrella a otra. Ese que recorrido por mi ilusión comienza con mis ojos percibiéndote vestida de rojo y termina apreciándote desnuda. Te gocé tanto anoche...

...Habrás notado que hablo como si hubiésemos hecho el amor apenas anoche. La verdad, y tú lo sabes, así fue. Te lo expliqué hace unos momentos y perdona la redundancia al resumirlo nuevamente, pero me encanta recordarlo. Te estuve poseyendo toda la noche, el aire y el suelo — fríos por demás — no pudieron evitar las altas temperaturas en mi interior. Y es que mientras admiraba el cielo me convertí en Nova. Adquirí temporalmente brillo superior al normal y decrecí luego en fluctuaciones, en espasmos latentes y fuertes mientras te veía transformarte de constelación a sol para surgir justo al amanecer.

La policía acaba de visitarme. Alguien le fue con el chisme. Aseguran que si vuelvo a desnudarme en el patio me multaran. No te preocupes; ya reflexioné sobre la forma en que evitaré ser descubierto desnudo. No, no es lo que piensas. No visitaré, (a menos que me invites) alguna playa nudista. Cuando te vea; te invitaré a mi cama, donde me convertiré nuevamente en Súper Nova y tú en constelación. Ambos daremos nuevo significado a la teoría del “Big Bang” creando un universo donde sólo estemos tú y yo. ¿Qué haré mientras tanto logro seducirte? Simplemente la próxima vez que apetezca encontrarme en el espacio sideral contigo: subiré al techo, donde sé que no llegan miradas indiscretas. Desde allí imploraré a tu constelación mientras me regodeo en placeres para nada solitarios pues tú estarás, justamente como ahora, conmigo...